Argentina se llevó las aguas

Argentina se llevó las aguas

El desvío del canal del río Pilcomayo hacia la Argentina es uno de los sucesos que marcaron la historia de nuestro país y tienen consecuencias hasta la actualidad. El vecino país se adueñó de las aguas de nuestro territorio.

En 1992, Argentina y Paraguay firmaron un acuerdo bilaterial de aprovechamiento conjunto de las aguas del río Pilcomayo. Ese convenio fue el resultado de un apoyo técnico de la Unión Europea, que envió científicos y expertos de varios países, liderados por Francia. 

La sugerencia de los expertos fue abrir dos canales en el punto hasta donde llegara el río. El objetivo era partir entre ambas naciones las aguas y los sedimentos para evitar que el conducto de un solo país llegue a colmatarse en su totalidad. A nivel popular se llamó “proyecto Pantalón”.

Comenzó ese mismo año la apertura de canales. Se fijó un día de setiembre para el inicio de los trabajos, y Argentina llegó el día pactado con Paraguay y esperó tres días para iniciar las tareas. Ante la ausencia de representantes de Paraguay, arrancaron las labores.

El convenio establecía hacer dos canales de dos metros de profundidad con un ancho de cuatro metros. Argentina, al no haber control paraguayo, hizo un canal de tres metros de profundidad y seis de ancho, es decir, violó el acuerdo original.

Los representantes de Paraguay, que ya habían formado la Comisión Nacional Pilcomayo, llegaron 15 días después de la fecha indicada para el inicio de los trabajos. “No salió el dinero para el viático”, y por eso no pudieron viajar en la fecha establecida.

Para completar, hicieron el canal a contramano del río, y cuando se produjo la crecida el agua no ingresó en territorio paraguayo. El resultado fue que el caudal agrandó aún más el conducto hecho por Argentina.

La crisis actual del Pilcomayo no se relaciona con el desvío de 1992, sino resultado de tres años de falta de limpieza de la cañada La Madrid, que conduce las aguas del río hasta la localidad de Gral. Díaz. La Comisión Nacional del Pilcomayo se limita a una limpieza parcial de la embocadura; los primeros 40 a 50 kilómetros, y luego queda totalmente taponado por sedimentos, arbustos y diques.

En 2016 se produjo una terrible sequía, que provocó la mortandad de animales silvestres y vacunos.

La situación actual del río Pilcomayo es resultado de la desidia del gobierno de Horacio Cartes, que en los últimos 20 años es el que menos invirtió y menos esfuerzo realizó para recuperar el recurso hídrico. El daño llegó a tal punto que la embocadora del canal paraguayo se encuentra en territorio argentino. Mientras, en el lado paraguayo, principalmente los ganaderos, luchan para aminorar los perjuicios.

La lucha por las aguas del río Pilcomayo entre Paraguay y Argentina es de larga data. Ya en 1979, el vecino país taponó el canal paraguayo para aprovechar el potencial del recurso hídrico. Entonces, el gobierno envió militares del Comando de Ingeniería para liberar el conducto hacia el lado paraguayo. Además, según los expertos, por su naturaleza, es un río rebelde que en temporadas de crecida se abre camino.

Aeropuertos de Wasmosy

1998: Durante el gobierno de Juan Carlos Wasmosy fue inaugurado un aeropuerto en San Pedro de Ycuamandyyú, capital del segundo departamento, considerado uno de los menos desarrollados del Paraguay. Otros similares fueron habilitados en Coronel Oviedo (capital del departamento de Caaguazú) y Caazapá (capital de Caazapá).

Ninguno sirvió para el despegue económico de la región. Es más, prácticamente desde su inauguración fueron abandonados; en el caso de las pistas aéreas de Caazapá y San Pedro de Ycuamandyyú existen constantes denuncias que son utilizadas por malvivientes que se dedican al tráfico de drogas. El aeropuerto sampedrano, ubicado en la compañía Yatebó, distante a ocho kilómetros del centro urbano, fue recuperado y remodelado, y según los planes de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), la idea es que sea operativa las 24 horas. 

Unión de Paraguay y Argentina

1990: La unión física de Encarnación (Paraguay) y Posadas (Argentina) se concretó el 2 de abril de este año con la inauguración del puente San Roque González de Santa Cruz. La pasarela, según los datos técnicos suministrados por voceros de Vialidad Argentina, tiene más de 2.500 metros de extensión.

Además cuenta con una carretera, vías para el ferrocarril y un caminero. El costo de la obra fue de alrededor de 120 millones de dólares, financiados por la República Argentina en el marco del convenio suscrito en 1971.

La construcción se inició en 1981 y duró casi nueve años. Su habilitación permitió dar un gran impulso al desarrollo de ambas ciudades fronterizas y facilitó un intercambio comercial mucho más fluido entre Paraguay y Argentina. La obra logró el Premio Internacional Puente de Alcántara por su diseño.

Asfaltado Ruta 1

1980: Las obras de repavimentación asfáltica de la ruta I “Mariscal López”, tramo Paraguarí-Encarnación, se cumplían en este año. La realización de los trabajos estuvo a cargo del consorcio de empresas Ocho A. SACI; Construpar SRL; Ing. Pericles Modesto; Vialar Sacificya y Miguel Angel Berkoff SACI y Carpaco. El costo original fue de 8.432.764 dólares americanos.

Huelga y muerte

1994: El 2 de mayo se realizó una de las manifestaciones más violentas de la transición democrática. En el marco de una “huelga general”, campesinos marcharon en diferentes puntos del país exigiendo reforma agraria. En Tacuaras (San Pedro) se reportó la muerte de Sebastián Larrosa, miembro de Asociación Campesina de Desarrollo Integrado (Acadei) como resultado de una brutal represión policial.

Gobernador destituido

2001: El 15 de marzo la Cámara de Diputados destituyó al entonces gobernador de Misiones, Egidio Ruiz Pérez (ANR), acusado de malversar G. 3.400 millones de la institución departamental, de acuerdo a informes de la Contraloría General de la República (CGR) y a la intervención. Otros 16 gobernadores decidieron salir en defensa de su colega.

Su destitución fue el resultado de la lucha de un grupo de ciudadanos que integraron una multisectorial y realizaron medidas de presión para exigir castigo por la imperante corrupción.

Los “sintechos”

1999: En San Lorenzo, unas 1.600 familias de “sintechos” invadieron unas 40 hectáreas, que denominaron asentamiento Marquetalia. Luego hubo una seguidilla de ocupaciones ilegales de terrenos urbanos en Central, Alto Paraná y otros, por belicosos “sintechos”. Se intensificaron durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos y hubo groseros negociados con compras de predios y construcciones de casas.

Incendios forestales

2007: El 25 de agosto de este año informábamos que la sequía causa estragos en varias zonas del país. En el mapa satelital registra un total de 1.169 focos de incendios. El más afectado es el distrito de Tacuatí, departamento de San Pedro, donde el fuego ya arrasó con una superficie de 8.500 hectáreas de bosques y cultivos y dejó sin viviendas a unas 160 familias. No se pronostican lluvias de consideración hasta el pró- ximo martes (27 de agosto). Amambay 201, Boquerón 72, Canindeyú 53, Concepción 274 y Presidente Hayes 176.

“Ciudad más limpia del país”

1996: Atyrá es considerada la “Ciudad más limpia del Paraguay”, la séptima más limpia de América y la octava comunidad saludable a nivel mundial, certificada por la OMS/OPS, en 1996. También fue declarada “Capital Ecológica del Paraguay”, en virtud de un Decreto del Gobierno Nacional.

El reconocimiento fue gracias a la consciencia ecológica que generó en la ciudadanía don Feliciano Martínez, durante su gestión como intendente en el periodo 1991-1996. Le tocó gobernar cuando la ciudad no contaba ni con un metro de empedrado de calles y para llegar al centro urbano, por el desvío de la Ruta 2 en el Km 48, se necesitaban más de dos horas para recorrer los 14 kilómetros.

Con un presupuesto de G. 70 millones, con 5 funcionarios y un espíritu emprendedor único, el mismo intendente tomaba la escoba y limpiaba la ciudad. Cambió para siempre la mentalidad de la gente y su municipio es ejemplo.

“Carperos” contra colonos

2008: A inicios de junio de este año comenzó en Ñacunday (Alto Paraná) lo que meses posteriores sería uno de los mayores enfrentamientos entre autodenominados “sintierras” y colonos brasileños. Reclamaron 20.000 hectáreas, que aseguraban eran excedente de la propiedad de Agrotoro SA, cuyo propietario es el brasileño Tranquilo Favero, uno de los mayores productores de soja del país.

Unas 40 personas, entre adultos y niños, acampó frente a la entrada de la propiedad de Favero, que tiene, según los datos, un total de 64.000 hectáreas en Ñacunday, a unos 70 kilómetros de Ciudad del Este, en el Sur del Alto Paraná. Javier Ferreira, dirigente, dijo que en realidad son 500 familias, que reclaman el excedente. En los meses posteriores aparecieron dirigentes como Victoriano López, el exgobernador de San Pedro y actual diputado, José “Pakova” Ledesma, liderando las movilizaciones. Fue el inicio de la invasión masiva de propiedades de colonos brasileños en Alto Paraná y otros departamentos por los “carperos”.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino