Argentina reafirma subsidio que afecta a autopartistas uruguayas

Argentina reafirma subsidio que afecta a autopartistas uruguayas

Gremial local se entrevistó en Buenos Aires por soluciones pero volvió con las manos vacías

"Me estoy yendo a Aeroparque con las manos vacías", dijo este miércoles a El Observador el presidente de la Cámara de Autopartes del Uruguay, Marcelo Graniero. El ejecutivo se reunió ese día en Buenos Aires con autoridades del Ministerio de Producción para manifestar su preocupación por los efectos negativos que la ley autopartista argentina está teniendo sobre la producción uruguaya.

En 2016 el gobierno de Mauricio Macri implementó una serie de medidas que buscan fortalecer y desarrollar el sector. Por esa vía las ensambladoras de vehículos que compran piezas de fabricación nacional acceden a un descuento de impuestos que varía en función del porcentaje de componentes locales que utilicen.

Ese incentivo hace que para las armadoras argentinas sea poco atractivo cerrar negocios con empresas uruguayas, aunque reconocen la calidad de los productos. Es que comprarle a Uruguay no cuenta para recibir los beneficios.

La gremial propuso este miércoles la posibilidad de que los productos uruguayos tengan un porcentaje de componentes argentinos para estar a la par de sus competidores, pero las autoridades de la vecina orilla no valoraron esa alternativa como algo viable, según relató Graniero.

"Algunas empresas no pueden entrar, otras lo hacen con dificultad y están viendo cómo arreglan. La cuestión es clara: no hay posibilidades de solucionar el tema", añadió el empresario. El programa de beneficios fiscales busca desalentar las importaciones desde Brasil, pero de manera indirecta termina golpeando a las autopartistas uruguayas que quedan fuera del mercado y en muchos casos no logran cotizar nuevos proyectos.

El panorama no difiere mucho cuando se mira a Brasil. En diciembre de 2015 Uruguay y el país norteño modificaron un acuerdo de compensación de comercio, por el cual a partir de enero de 2016 los vehículos fabricados en el vecino del norte dejaron de pagar aranceles para ingresar al país. Uruguay accedió a otorgar ese beneficio a cambio que las autopartes de fabricación local fueran tratadas como piezas brasileñas y dejaran de pagar impuestos.

A dos años del nuevo acuerdo, los autos fabricados en Brasil entran libres de aranceles y su participación en el mercado local crece de manera exponencial, pero las autopartes uruguayas siguen gravadas porque el vecino del norte hasta ahora no cumplió con lo que prometió. Brasil también prepara un nuevo programa de estímulo y protección de su producción que regirá desde enero de 2018 denominado Rota 2030.

En junio representantes de la gremial y del Ministerio de Industria concurrieron a Brasil para analizar el asunto y se les informó que "era mejor" tratar el tema en diciembre. En ese sentido, el empresario dijo que representantes de la gremial viajaran próximamente a San Pablo para conocer el alcance del programa.

Firmas nacionales y extranjeras

En el sector autopartista conviven empresas nacionales que abastecen principalmente el mercado interno de reposición, así como también empresas extranjeras, focalizadas en la exportación. Algunas de estas últimas tienen muchos años en el país (Bader), otras han realizado inversiones recientemente, tanto en nuevas plantas industriales (Fischer, Takata, Yazaki), como en la adquisición de plantas existentes (ArcelorMittal, Affinia), según un reporte reciente de Uruguay XXI. Hoy las políticas comerciales de los países vecinos son un problema para este sector de la industria que lejos está de atravesar por un buen momento.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino