Argentina reafirma su soberanía sobre la plataforma continental apropiada por Chile

Argentina reafirma su soberanía sobre la plataforma continental apropiada por Chile

El canciller argentino, Felipe Solá, denostó la intención de Chile de sumar una parte de la plataforma continental que avanza sobre la de la nación sudamericana, en base al Tratado de Paz y Amistad entre ambos países de 1984, y al aval que recibió de Naciones Unidas y que se consagró con una ley sancionada por el Congreso.

El conflicto diplomático por la soberanía en los mares del sur del continente data de 1888. En la década de 1970 los países estuvieron al borde de la guerra, evitada con el Tratado de Paz y Amistad de 1984. La demarcación de la plataforma continental argentina, ratificada por la ONU, ahora es disputada por Chile, que reclama 5.000 km2 de esta área.

"Chile no puede pretender proyectar su soberanía en ninguno de esos ámbitos marítimos: agua, lecho y subsuelo más allá de los límites acordados en el séptimo artículo del Tratado de Paz de 1984", enfatizó Solá al dirigirse a la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Senadores convocada para analizar el conflicto con el país vecino.

El Gobierno chileno de Sebastián Piñera publicó el pasado 23 de agosto el decreto 95 relativo a espacios marítimos por el que pretende proyectar la plataforma continental de su país al Este del meridiano 67º 16' 0.

De esa manera avanza "sobre la plataforma argentina en 5.000 kilómetros y se superpone también con unos 25.000 kilómetros cuadrados adicionales del fondo marino oceánico que constituye Patrimonio Común de la Humanidad", según reconoció la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar), sostuvo Solá.

La aspiración de Chile, "extemporánea", a través de un "decreto intempestivo", en palabras del canciller, contradice el Tratado de Paz de 1984, "manifestando una vocación expansiva que Argentina rechaza".
La pretensión chilena vulnera el art. 7 del convenio, que le otorga el derecho de estar al oeste del meridiano, no al este, aclaró Solá.

Vías de diálogo
El canciller aclaró, antes de finalizar su discurso, que la única manera de resolver este diferendo es a través de los cauces diplomáticos.
"No hay otra manera de tomar esto que negociaciones bilaterales o laudos a través de tribunales arbitrales", sentenció.

Solá hizo hincapié que, al momento de ratificar la Convemar en 1997, "Chile presentó una declaración excluyendo los mecanismos compulsivos de solución de controversias previstas en dicha convención con relación a las disputas concernientes a la delimitación de formas marítimas".

La Comisión de Límites de la Plataforma Continental, órgano técnico creado por la Convemar, reconoció en marzo de 2016 una petición argentina para demarcar los alcances de su soberanía en el Atlántico Sur, que incluye el archipiélago de Malvinas, y que extiende la demarcación de la plataforma continental de las 200 millas a 350 millas.

De esta manera, la plataforma continental de Argentina se amplió en 1,7 millones de metros cuadrados, por lo que aumentó 35% el lecho y el subsuelo marino del país.

El organismo científico de la ONU respondió favorablemente a un reclamo de Argentina presentado en 2009, durante la gestión de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2008-2015).

El límite exterior de la plataforma continental argentina en esta zona fue consagrada en la Ley 27.557, sancionada el 4 de agosto de 2020 por unanimidad en el Congreso.

La norma, que fue promulgada por el Poder Ejecutivo el 24 de agosto de ese mismo año, regula los espacios marítimos según la Convemar y establece el límite exterior de la plataforma.

De esta manera, al país vecino le queda solo la posibilidad de recurrir a la instancia que contempla el art. 5º y 6º del Tratado de Paz, por el que se podría convocar un tribunal arbitral decidido por los dos países.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino