Argentina: primer presupuesto con perspectiva de género es enviado al Congreso

Argentina: primer presupuesto con perspectiva de género es enviado al Congreso

El Presupuesto 2021 enviado al Parlamento por el Poder Ejecutivo argentino se propone mitigar las desigualdades entre mujeres y varones.

Por primera vez en la historia, en Argentina ha sido envido al Parlamento un presupuesto con perspectiva de género.

Un hecho que bien puede interpretarse como una "declaración de principios" por parte del actual gobierno. En la "ley de leyes", como suele llamarse al presupuesto nacional en el país, se sientan prioridades, metas, se adjudican recursos y se definen políticas públicas.

Así, la propuesta contenida en el Presupuesto 2021 es que el accionar del Estado contribuya activamente a reducir las brechas entre mujeres y varones en el país.

"No existe ninguna política pública neutral en términos de género, toda herramienta de política pública tiene efectos de género", afirma a DW Sol Prieto, doctora en Ciencias Sociales y Coordinadora del área de Presupuesto con Perspectiva de Género de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía. "Justamente cuando las políticas se pretenden neutrales, lo que terminan haciendo es reproducir la desigualdad", agrega Prieto

"Visibilizar esas desigualdades es el primer paso para poder dar respuesta a esas brechas que existen", completa.

Las brechas en números

Las desigualdades de género revisten diferentes aspectos. Por un lado, se constatan en términos laborales, ya que mujeres y varones enfrentan el mercado laboral en condiciones desiguales. También, en términos de ingresos, porque las mujeres reciben menos ingresos que sus pares varones en todos los niveles y condiciones ocupacionales. Y muy especialmente, en términos de tiempos y de cuidados: las mujeres realizan más de las tres cuartas partes de las tareas domésticas y de cuidados no remuneradas. Casi el 90 % de las mujeres participa de estas tareas y les dedican un promedio de más de 6 horas diarias, mientras menos del 60 % de los varones se ocupa de esos trabajos, y los que lo hacen, les dedican algo más de 3 horas diarias.

¿Cómo reducir la desigualdad?

El presupuesto pretende reducir estas brechas con una batería de 55 medidas específicas, cuyos recursos ascienden al 15,2 % del total del presupuesto, y al 3,4 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Las políticas incluyen desde la construcción de espacios de cuidados y jardines maternales, hasta el refuerzo de partidas destinadas a prevenir y erradicar las violencias por razones de género. Pero también, y en gran medida, el resguardo de la moratoria previsional.

En ese sentido, "una política que identificamos como muy relevante es la moratoria jubilatoria", indica Sol Prieto a DW, "ya que en la mayoría de los casos las mujeres no tienen los años de aportes necesarios para jubilarse, no solo por la informalidad en la que muchas desarrollan sus trabajos, sino por el tiempo que les dedican a las tareas de cuidado", explica. "La moratoria implica entonces un reconocimiento a posteriori de esas tareas", evalúa la funcionaria argentina.

En términos metodológicos, el presupuesto retoma y amplía el "etiquetado" de los diferentes programas, por medio del cual, toda actividad definida como "PPG" ("Presupuesto con Perspectiva de Género") queda especialmente protegida.

"Las partidas etiquetadas mejoran la transparencia presupuestaria y facilitan el seguimiento de los compromisos del Estado Nacional con la reducción de las brechas de género", sostiene al respecto la abogada Julieta Izcurdia, coordinadora del Programa de Justicia Fiscal de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, consultada por DW.

"El mayor desafío lo encontramos en la posibilidad de incorporar este enfoque en todas las instancias del ciclo presupuestario", agrega.

Por su parte, la profesora universitaria y experta en la temática Paola Bergallo, destaca ante DW: "Esta propuesta 2021 constituye un paso singular respecto de iniciativas previas, porque incrementa la inversión en políticas clave, duplica las partidas etiquetadas e identifica el gasto de áreas no tradicionales, como las de los Ministerios de Economía, Obras Públicas, y Ciencia y Tecnología".

"Se trata de una intervención estratégica para consolidar la agenda de justicia económica y género", concluye Bergallo.

Así, Argentina se convierte en uno de los países latinoamericanos más avanzados en la materia, junto con México, pionero en la temática, Bolivia y Ecuador.

De aquí en más, queda por ver el destino que el Congreso argentino le imprima a la iniciativa.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino