Argentina es sede del G20 y busca ser nuevo líder de América Latina

Argentina es sede del G20 y busca ser nuevo líder de América Latina

El Gobierno del presidente argentino de Mauricio Macri pretende entrar en la élite en el G20, el influyente grupo de 19 economías desarrolladas y emergentes más la Unión Europea, cuando entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre acoja a los líderes más importantes del mundo.

Tras los 12 años de creciente cerrazón de los gobiernos kirchneristas en materia de política exterior, la llegada de Macri a la Casa Rosada a finales de 2015 supuso un cambio radical de dirección.

De acuerdo con los papeles oficiales del grupo, es una mezcla de representantes de las naciones mayores, más desarrollas y pobladas del planeta, junto a las llamadas economías emergentes. Representa dos tercios de la población actual del mundo, el 85 por ciento del PIB planetario y el 75 por ciento del comercio internacional.

Teóricamente, el G20 renació tras la crisis financiera de 2008, y entre sus objetivos está impedir esos descalabros, evitar el proteccionismo e impulsar el comercio libre internacional, lo que explica la presencia en Buenos Aires de los presidentes y altos ejecutivos del FMI, del Banco Mundial, la OCDE y el Foro de Estabilidad Financiera.

En realidad, los latinoamericanos no deben esperar mucho de esta reunión.  Latinoamérica en gran medida, sigue siendo exportador de alimentos y materias primas (café, bananos, azúcar, soja, carne, vinos, petróleo, cobre, y un corto etcétera), mientras importa productos industriales de China, EEUU y Europa.

Para el economista Dante Sica, exsecretario de Industria y Comercio argentino, la presidencia del G20 es “muy importante” para su país porque es “terminar de coronar este retorno” que ha hecho “a los organismos internacionales y los mercados financieros”.

“Es una especie de sello de calidad que le permite al Gobierno revalidar el rumbo que ha tomado en el proceso acelerado de apertura y de negociaciones internacionales”, dijo Sica al diario La Nación.

Argentina asume un “liderazgo que es más conceptual que de poder económico”, apuntó por su parte Marcelo Elizondo, director general de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

Según el experto, aunque Argentina es una de las economías más pequeñas del G20, precisamente esa condición de “menor” le permite un “liderazgo conceptual, casi un rol de arbitraje”, y puede así ser en el grupo “una especie de componedor en medio de las diferencias que hoy tiene el planeta”.

Coyuntura

Como otros foros internacionales, el grupo no está exento de las discusiones en torno a temas sobre los que antes había consenso.

Las posiciones del presidente estadounidense Donald Trump, el “brexit”, las nuevas tensiones mundiales, las dificultades para avanzar en acuerdos de integración económica.

El analista político, Joaquín Ricardo López, recordó que el G20 nació en 1999 como una reunión técnica de ministros de Finanzas pero, en plena crisis económica de 2008, se convirtió en un espacio clave de discusión y toma de decisiones de alto nivel sobre asuntos económicos en general.

Sin embargo, en la actualidad Argentina está atravesando por una fuerte recesión económica que le llevó a pactar un acuerdo de rescate financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de 57.100 millones de dólares.

El fuerte endeudamiento con el FMI ha desencadenado una serie de sucesos sociales en el vecino país al punto tal que diariamente miles de argentinos salen en nutridas manifestaciones e instalan ollas populares en calles y avenidas de la capital bonaerense.

¿QUÉ ES EL GRUPO DE LOS 20 O G20?

Es el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política: aborda los grandes desafíos globales y busca generar políticas públicas que los resuelvan.

Está compuesto por la Unión Europea y 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EEUU, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía.

Fue creado el 25 de septiembre de 1999 en una reunión de ministros de Finanzas del  grupo del G7.

QUÉ IMPLICA PARA ARGENTINA SER SEDE

La organización del foro indica en su web que, como es un encuentro sin organización central, ésta la ejerce el país anfitrión: es el que organiza las reuniones, define la agenda de prioridades a debatir y a quiénes invitar. “Su rol es crítico para la eficacia del foro”, indica el G20.

Así, Argentina tiene por objetivo poner el foco del debate en América Latina. “Aprovechar el gran potencial económico de Latinoamérica y el Caribe para avanzar hacia la erradicación de la pobreza”, es su gran prioridad, según se explica en la página web.

PREPARAN MÁXIMO OPERATIVO DE SEGURIDAD

REDACCIÓN CENTRAL

El Gobierno de Argentina tiene preparado un operativo de seguridad sin precedentes en la historia del país para la cumbre del G20.

El pasado martes, en una rueda de prensa las autoridades argentinas dieron a conocer que el operativo implicará el despliegue de 22.000 efectivos de fuerzas de seguridad federales, de la capital y de la provincia de Buenos Aires para custodiar puntos estratégicos de la ciudad y los edificios.

Por la reunión de líderes llegarán a Argentina 15.000 personas ligadas en forma directa a la cumbre, entre ellas 3.000 periodistas acreditados.

Hernán Lombardi, coordinador general de la Unidad Técnica G20, admitió que la vida de los vecinos de Buenos Aires “va a ser perturbada por este fuerte movimiento de seguridad”, donde se ha declarado el 30 como día festivo.

Por su parte, la ministra argentina de Seguridad, Patricia Bullrich, aseveró que el dispositivo de seguridad será “potente, fuerte y adecuado” al “desafío” de recibir a los “mandatarios más relevantes del mundo”, reseñó la agencia Efe.

Bullrich dijo que, además de los 22.000 efectivos de fuerzas de seguridad, estarán operativos 700 miembros del Ministerio de Seguridad argentino, cartera que albergará el “comando unificado” del operativo de seguridad.

ANÁLISIS  Eduardo Lucita. Economista

Argentina busca asumir el liderazgo de la región

Adicionalmente hay un objetivo político que es lo que explica por qué Argentina buscó convertirse en el primer país latinoamericano en ser sede de la Cumbre del G-20. El Gobierno intenta –ante la vacante dejada por Brasil– asumir el liderazgo de la región.

Por eso, apura también el acuerdo Mercosur-UE para firmarlo en el marco de la reunión, mostrando así avances concretos y producir un impacto político, sin reparar en los efectos que tendrán para el mercado interno, y especialmente para la industria, las grandes asimetrías entre los dos bloques.

Se supone que la realización de este encuentro será un espaldarazo para el Gobierno que aspira a que el país sea portavoz de América Latina e interlocutor ante los grandes países y sus corporaciones.

 

 

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino