Argentina bate récord de muertos en un día y Fernández habla de situación “crítica”

Argentina bate récord de muertos en un día y Fernández habla de situación “crítica”

El presidente argentino prorroga el toque de queda nocturno entre las 20 h y las 6 h

Mientras en España y otros países europeos se desescala, en Argentina y el Cono Sur, tras el verano austral, la segunda ola de la pandemia provoca un repunte de los contagios y los sistemas hospitalarios están en alerta. Con 561 fallecidos, Argentina batió el jueves el récord de muertos por covid en un día, con más de 26.000 casos diarios.

El presidente argentino, Alberto Fernández, dijo ayer que la situación es “crítica” al prorrogar el toque de queda nocturno –entre las 20 h y las 6 h– impuesto hace quince días en Buenos Aires y su área metropolitana. Apoyado por los sindicatos peronistas de docentes, el mandatario insistió en mantener cerradas las escuelas pese a la fuerte oposición de los padres –principalmente de colegios privados– que se movilizaron junto a los niños contra esta medida, contestada también desde la oposición, lo que ha causado la politización del contencioso educativo en plena pandemia.

Hace dos semanas, el alcalde de Buenos Aires y principal cargo opositor, el macrista Horacio Rodríguez Larreta, solicitó el amparo de la Corte Suprema y se acogió a un fallo cautelar de los tribunales de la ciudad para mantener abiertas las escuelas. Está previsto que la Corte Suprema emita una resolución en las próximas horas para dirimir el conflicto de competencias, pues Larreta alega que Fernández no puede invadir las competencias en educación de la capital federal, que tiene estatus de autonomía.

Durante la pandemia, el mandatario peronista ha rehusado declarar el estado de sitio o sacar a los militares a la calle –excepto para tareas auxiliares como el reparto de comida en las villas miseria– por los nefastos recuerdos de la última dictadura (1976-1983). Muchos argentinos no cumplen el toque de queda y los controles policiales son de momento poco estrictos, teniendo en cuenta el cansancio de la población, que el año pasado afrontó una dura cuarentena de casi siete meses, lo que permitió evitar unas muertes que se están disparando ahora.

Por otra parte, la credibilidad de Fernández para luchar contra la pandemia se ha visto afectada por numerosos episodios: desde la permisividad con las aglomeraciones de piqueteros que diariamente protestan en el centro de la capital o el multitudinario funeral de Maradona en la Casa Rosada, hasta el caso de los altos funcionarios y amigos del poder que se vacunaron saltándose la cola o el incumplimiento de las promesas de vacunación. Apenas un millón de argentinos tienen aplicadas las dos dosis, pese a que Fernández prometió que diez millones –la cuarta parte de la población– estaría inoculada en febrero.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino