Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Argentina aplicará licencias no automáticas cuya aprobación tardará hasta 60 días

Argentina aplicará licencias no automáticas cuya aprobación tardará hasta 60 días

El gobierno de Alberto Fernández reflota el sistema de control para el comercio exterior; una modalidad que en el pasado fue un dolor de cabeza para los exportadores uruguayos.

Lentamente, la gestión de Alberto Fernández va plasmando en políticas concretas algunos de los conceptos formulados en el discurso de asunción ante la Asamblea Legislativa. La estrategia de "poner de pie a la industria", combinada con el objetivo primario de "cuidar las reservas" puede leerse hoy como la vuelta o profundización de la administración del comercio exterior.

La primera señal del cambio de tendencia la advirtieron algunos despachantes de aduana el viernes pasado, al tomar nota de que los trámites realizados a través del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), tanto con licencias automáticas como no automáticas (LNA), venían observados y por lo tanto, frenados. Hasta la gestión de Cambiemos las licencias automáticas salían en 24 horas si toda la información está presentada en tiempo y forma, mientras que las LNA se aprobaban en un plazo máximo de 72 horas.

Ahora el Ministerio de Desarrollo Productivo admite que "habrá un proceso de administración del comercio", pero basado en las SIMI, que "puso el gobierno anterior y no nosotros", recuerdan. Se decidió mantener el SIMI porque es un sistema ya conocido por importadores y despachantes de Aduana. Conscientes de que el control de importaciones vía LNA generó en el pasado un cúmulo de quejas, más por los modales y ciertas arbitrariedades que por el sistema en sí mismo, en la cartera a cargo de Matías Kulfas señalan que se van a aprobar" dentro del plazo de 60 días, establecidos por la Organización Mundial de Comercio".

El punto clave es que más allá del procedimiento, empiezan a jugarlos tiempos de aprobación. Tras los años de Guillermo Moreno al mando de la Secretaría de Comercio Interior, la gestión de Cambiemos puso énfasis en acortarlos tiempos burocráticos de aprobación de las solicitudes de importación. Así, se llegó a 24 horas en el caso de las SIMI con licencia automática y 72 horas en el caso de las licencias no automáticas. El criterio ahora es controlar cada dólar que salga del país. "Lo único que se está haciendo es iniciar un proceso de administración" del comercio exterior, porque "estas LNA se estaban administrando como si fueran automáticas", apuntó una fuente de la cartera. En total son unas 1200 posiciones arancelarias.

Sin autoridades en Comercio Exterior

Rubén García, titular de la Cámara de Importadores de la República Argentina, aseguró que "hay que tener calma" porque todavía no hay autoridades formalmente designadas en el área de Comercio Exterior. En ese sentido, reconoció que hasta el lunes 23 de diciembre las licencias "venían saliendo muy rápido" y dijo no tener evidencia que las licencias estén trabadas. Hacia adelante, agregó: "No creo que cambien el sistema", pero lo cierto es que hoy, si a un importador le falta apenas un anexo, la licencia se cae.

Todas las SIMI figuran observadas

Distinta es la mirada de los fabricantes de bienes de capital. Nucleados en Carmahe, la cámara de las máquinas herramienta, varios empresarios recibieron mensajes de whatsapp de sus despachantes de aduana, alertando que "todas las SIMI (con y sin LNA) -pedidas el jueves 26 de diciembre- figuran observadas". Un empresario metalúrgico que importa regularmente insumos y bienes de capital, afirma que "es muy difícil desde un escritorio entender los requerimientos de la industria". Y explica: "Si yo necesito una mesa corte y se fabrican en el país, lo van a observar pero por ahí la industria necesita 100 mesas y acá se fabrican 10".

Una receta conocida

En materia de administración del comercio, de algún modo, el gobierno intenta volver el tiempo atrás, a 2007/08. Es retrotraerse a un momento en que el notorio atraso cambiario generaba una avalancha de importaciones, muchas de las cuales competían con la producción local. Ahora se busca recrear ese clima, y apuntan a una "administración del comercio absolutamente racional".

Este calicativo debe traducirse por una estrategia en la que buscan proteger e incentivar la producción de origen nacional. Una fuente que camina a diario los pasillos del Ministerio de Desarrollo Productivo, sostiene que "se gastaron US$ 52 millones en muñequitos de los huevos Kinder, cuando falta insulina en los hospitales".

Lejos de generar un frente de conflicto con compañías multinacionales, lo que se pretende es "que traigan la matricería y los hagan acá, es sólo una inyección de plástico", dijo a modo de ejemplo. "Vamos a ver qué se trae, la necesidad de traerlo y si hay producción nacional" que pueda ser un sustituto, indica una fuente de la secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa. Al fin y al cabo, se trata más que nada de ver en qué se gastan o invierten los escasos dólares que tiene el Banco Central en sus reservas internacionales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino