Argentina acerca posiciones con sus acreedores

Argentina acerca posiciones con sus acreedores

Dos grandes grupos de bonistas presentan una oferta que acorta la distancia con la propuesta del Gobierno de Alberto Fernández

Argentina y sus acreedores extranjeros están desde este jueves un poco más cerca de un eventual acuerdo. Dos grandes grupos de bonistas, Ad Hoc Bondholder Group, liderado por el fondo de inversión Black Rock, y Exchange Bondholder Group, dueños de los bonos de los canjes de deuda de 2005 y 2010, presentaron una contraoferta al Gobierno de Alberto Fernández. La propuesta supone un ahorro para Argentina de 36.000 millones de dólares en nueve años, según informaron ambos grupos en un comunicado. El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, confirmó esta noche la recepción de la oferta, pero advirtió que aun “es insuficiente para las necesidades del país”.

Restan solo cinco días para que venza un nuevo plazo puesto por Fernández para alcanzar un acuerdo. La propuesta oficial supone, para una deuda soberana próxima a los 68.000 millones, una bajada del interés promedio del 7% al 2,3%, una quita de casi 4.000 millones sobre el capital y tres años de gracia para empezar a pagar. Los inversores calculan que los nuevos bonos que ofrece Argentina reducirán sus beneficios en unos 40.000 millones de dólares. El 22 de mayo pasado, Argentina dejó impagos 503 millones de dólares de tres bonos sometidos a la legislación de Nueva York y entró en default, pero extendió las negociaciones con sus acreedores hasta el 2 de junio.

Mientras Argentina ofrece un valor nominal de 40 dólares por cada título de 100 dólares, los bonistas exigen 60 dólares. Las partes llevan desde el viernes de la semana pasada intentado acortar esa brecha. "El Grupo Ad Hoc alienta al Gobierno argentino a aprovechar esta oportunidad. Estamos seguros de que la propuesta conjunta proporciona la base para una solución de colaboración que servirá tanto al interés del pueblo argentino como a ayudar a restaurar la confianza de la comunidad financiera internacional”, dice el comunicado difundido por los acreedores. Los detalles de la oferta están sujetos a cláusulas de confidencialidad, pero son de cualquier forma importantes para Argentina porque Black Rock, parte del grupo Ad Hoc, lidera a los bonistas considerados duros.

Conocida la oferta, el ministro Guzmán, a cargo de las negociaciones, dijo que finalmente “hubo un acercamiento” con los acreedores, pero advirtió que resta aún camino por recorrer. “Ad Hoc se movió en la dirección correcta con respecto a su oferta previa, pero el movimiento fue corto, insuficiente para las necesidades del país. Esperamos seguir trabajando con los acreedores que componen ese grupo, que al día de hoy son quienes tienen una posición más alejada de las restricciones que enfrenta nuestro país. Hay otros acreedores con quienes hemos recorrido un camino que nos acerca más”, explicó Guzmán.

Argentina necesita el apoyo del 60% de los tenedores de los bonos emitidos durante el Gobierno de Mauricio Macri y del 75% de los poseedores de los títulos de la deuda de 2001 declarada en default y que fueron reestructurados en 2005 y 2010. Las diferentes necesidades de cada grupo complican aún más consensuar una propuesta común. “Todos tienen distintas tenencias de instrumentos, y por lo tanto tienen distintas preferencias y visiones. Como en toda reestructuración, la coordinación entre acreedores siempre es una cuestión central”, dijo Guzmán. Argentina tiene solo cinco días para encontrar la salida.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino