Arce cierra masiva marcha con mensaje de ‘nunca más golpes de Estado’ y demanda de justicia

Arce cierra masiva marcha con mensaje de ‘nunca más golpes de Estado’ y demanda de justicia

El presidente Luis Arce aseguró que la derecha “no tienen cabida en el país” si se sigue en esta senda de desarrollo. Sectores sociales amenazan con trasladar la protesta a Santa Cruz, bastión de la oposición

La marcha que empezó en Caracollo concluyó este lunes con una multitudinaria concentración en la plaza San Francisco, en La Paz, con mensajes de unidad, exigencia de justicia y advertencias a la dirigencia cruceña, principalmente. El presidente Luis Arce cerró el acto con el mensaje de “nunca más golpes de Estado” y advirtió que la democracia está en riesgo.

Arce, el vicepresidente David Choquehuanca, el expresidente Evo Morales y diferentes dirigentes de la cúpula del Pacto de Unidad y de la Central Obrera Boliviana (COB) hicieron uso de la palabra ante una masiva concentración que llegó a la plaza San Francisco desde los cuatro puntos cardinales de la ciudad de La Paz.

“Cuando avanzamos en resolver los problemas del pueblo la derecha se preocupa, utiliza a sus lacayos y se inquieta, porque sabe si nosotros seguimos en el gobierno, si seguimos avanzado en estas soluciones del pueblo, ellos no tienen cabida en el país”, afirmó e insistió en que la “derecha tiene miedo” a estos avances.

Además demandó respeto al voto en las urnas, que le dio el triunfo con el 55,1% de la preferencia electoral. El pueblo “exige respeto al voto en las urnas, exige que aquellos que nunca ganaron elecciones, que esos que perdieron en las urnas y siempre que la democracia no les sirve, utilizan todo para hacerse del poder”.

La oposición política con su bastión en Santa Cruz fue centro de los cuestionamientos, ya que en el paro de nueve días tomó el control y destino de la protesta que acabó con la abrogación de la ley de estrategia de lucha contra el lavado de dinero, aunque sumaron otras demandas y la restitución de los 2/3 de voto para todas las decisiones en el Legislativo. Ahora, alistan otras protestas.

Mientras que Morales advirtió con la defensa del denominado proceso de cambio en las calles. “Esta marcha es un calentamiento todavía, si siguen molestando, mejor que no nos provoquen, que no provoquen al movimiento indígena originario, a los profesionales patriotas. Vamos a defender nuestra revolución, nuestro proceso y modelo económico, eso pasa por la defensa de Lucho (Arce) y David (Choquehuanca)”, sostuvo.

En esa misma línea, el dirigente de la COB, Juan Carlos Huarachi, advirtió que de ser necesario la protesta en defensa del gobierno de Arce se trasladará a Santa Cruz, bastión de la oposición. “Si siguen provocando, la marcha se traslada a Santa Cruz”, amenazó en medio de su intervención en el acto de masas.

Rolando Borda, ejecutivo de la Central Obrera Departamental de Santa Cruz, fue más directo y demandó cárcel para el excívico y actual gobernador Luis Fernando Camacho y el cívico Rómulo Calvo. Camacho lideró las protestas de la crisis de 2019 que, junto al motín policial y la “sugerencia” militar de dimisión, acabó con la renuncia de Morales.

“Queremos que metan presos a Calvo, a Camacho, porque ya está de buen tamaño, porque el pueblo sigue esperando y la justicia está dormida”, demandó.

Se instalaron tres palcos, en uno de ellos amenizaban la concentración grupos musicales. Arce coincidió con Morales en demandar, justamente, justicia por lo ocurrido en 2019 y durante el gobierno de Jeanine Áñez, quien tomó el poder como resultado de una negociación entre cívicos y políticos.

“Sabemos que uno de los temas principales tiene que ver con la justicia, nosotros hemos presentado toda la documentación, los alegatos, y escuchando a todos ustedes exigimos a quienes administran la justicia que de una vez por todas hagan justicia para el pueblo boliviano”, demandó Arce.

Actualmente está en curso el caso denominado Golpe de Estado, que tiene a la expresidente Áñez en la cárcel. También hay causas abiertas por las masacres de Senkata y Sacaba, donde en noviembre de 2019, a días de la renuncia de Morales, perdieron la vida más de una veintena de personas por impactos de bala en un operativo policial-militar

“Es importante que la justicia boliviana haga justicia, tantas pruebas, el pueblo pide justicia, tiene que hacerse justicia, esa tarea es responsabilidad de la Justicia boliviana, justicia para que nunca más vuelvan otros golpistas, se trata de eso”, exigió Morales, por su parte.

La marcha encabezada por Morales empezó en Caracollo y se dio en respuesta a la protesta iniciada por gremiales y transporte pesado, pero de la que tomó control el cívico Calvo con amenazas de “el último raund”, de “que tienen la receta en el bolsillo” o hablando de tumbar al gobierno de Arce.

En Potosí, a la cabeza del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), se rearticuló el movimiento cívico y programó para el 15 de enero un cabildo nacional para asumir acciones en contra del gobierno de Arce para retomar las demandas que quedaron pendientes.

“El pueblo también ha venido a decirle a esa derecha golpista: nunca más golpes de Estado en nuestro país, nunca más, el pueblo ha decidido resolver los problemas en las urnas, que se respete el voto en las urnas”, exigió Arce y reiteró la advertencia de que “la democracia está en riesgo”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino