Antony Blinken defendió la salida de Afganistán por segunda jornada consecutiva

Antony Blinken defendió la salida de Afganistán por segunda jornada consecutiva

El secretario de Estado de EE. UU. compareció esta vez en una comisión organizada por el Senado del país para responder a las preguntas de los legisladores republicanos y demócratas en plena crisis de credibilidad debido a la precipitada salida estadounidense de este país asiático. Los senadores criticaron la falta de planeación de las fuerzas estadounidenses y señalaron su preocupación por el posible resurgimiento del "terrorismo" en Afganistán.

Tras un duro cuestionamiento en la Cámara de Representantes el pasado 13 de septiembre, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, volvió a responder las preguntas referentes a la precipitada salida de Afganistán planteadas, esta vez, por los senadores del país.

Por segunda jornada consecutiva, el máximo representante de la política exterior de Estados Unidos se enfrentó a duras críticas por las situaciones vividas entre el 15 y el 31 de agosto en Kabul, durante la histórica salida de las tropas estadounidenses de Afganistán en medio del caos generado por la inesperada ofensiva relámpago de los talibanes sobre la capital.

Durante su comparecencia se evidenció que las críticas no solamente provenían de la bancada republicana, sino también de un sector demócrata que, aunque apoya la salida de Afganistán, lamenta los fallos estratégicos y de previsión cometidos durante las semanas previas a la fecha límite de salida acordada con el grupo islamista radical.

La comparecencia se realizó de forma presencial, a diferencia de la del día anterior, y sobre ella sobrevolaron los recientes informes de la inteligencia estadounidense que advierten de la seria posibilidad que existe de que el grupo terrorista Al Qaeda vuelva a usar el suelo afgano “como base de operaciones contra Estados Unidos”.

Es precisamente por este motivo, y tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center y el Pentágono, por el que Estados Unidos se decidió a embarcarse en un conflicto contra el terrorismo islámico y los talibanes que se prolongó durante casi 20 años. Dos décadas después, el país norteamericano ha visto cómo el Talibán ha vuelto al poder y también le preocupa que la amenaza de Al Qaeda resurja a pesar del compromiso de los talibanes de combatir al terrorismo.

Así lo resaltó Blinken en su cuenta de Twitter, en la que dijo que: “Seguimos centrados en la lucha contra el terrorismo. Como dije en mi testimonio, los talibanes se han comprometido a evitar que los grupos terroristas utilicen Afganistán como base para operaciones que podrían amenazarnos a nosotros o nuestros aliados.”

Por lo pronto, lo que más preocupa a los legisladores y al Gobierno estadounidense es la cantidad indefinida de estadounidenses y colaboradores afganos que se quedaron varados en Kabul ante la llegada del final de la fecha límite, prevista para el 31 de agosto de 2021. De hecho, el no haber ampliado el plazo para la evacuación fue una de las grandes críticas de los senadores.

En apenas dos semanas, las fuerzas estadounidenses lograron sacar de Afganistán a unas 114.000 personas en uno de los mayores puentes aéreos de la historia. Sin embargo, este número parece haber sido insuficiente, ya que todavía hay personas que están solicitando la huida del país y que poseen los documentos necesarios para realizarla. Con el cierre de la embajada estadounidense en Kabul, el trámite de dichos papeles es cada vez más difícil, por lo que muchos siguen varados en Afganistán.

Desde el inicio de la comparecencia, el presidente del comité, el senador Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey, se mostró muy tajante con respecto a la actuación estadounidense.

"La ejecución de la retirada de Estados Unidos fue clara y fatalmente defectuosa", afirmó. A lo que agregó que “este comité espera recibir una explicación completa de las decisiones de esta administración sobre Afganistán desde que asumió el cargo en enero pasado” y exigió “responsabilidades”.

La bancada republicana fue mucho más explícita, como en la jornada anterior, al calificar la actuación de “vergonzosa”. Y advirtieron que la “ineptitud” de la Administración de Joe Biden le “había costado la credibilidad internacional a Estados Unidos”.

Blinken volvió a acusar a Donald Trump

El secretario de Estado repitió su defensa en el Senado con respecto a lo dicho en la Cámara de Representantes. Para el demócrata la responsabilidad de lo sucedido en Afganistán está compartida con el anterior Gobierno, ya que según su versión “recibieron un acuerdo con los talibanes, pero nunca un plan de evacuación”.

Además, Blinken fue enfático al decir que las fuerzas estadounidenses no esperaban el avance relámpago de los talibanes que llevó al colapso en 11 días del ejército del anterior Gobierno afgano. "Eso es lo que cambió todo", sentenció.

El Senado le pidió al Pentágono explicaciones

De nuevo fue Menéndez quien puso el dedo en la llaga, pues pidió citar al secretario de Defensa Lloyd Austin para que testifique sobre la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán.

"Una explicación entera de la respuesta de Estados Unidos a esta crisis no está completa sin el Pentágono, especialmente cuando se trata de comprender el colapso total del ejército afgano entrenado y financiado por Estados Unidos", dijo el senador demócrata.

Añadió que: "Espero que el Secretario (Austin) se valga del Comité en un futuro cercano. Si no lo hace, puedo considerar el uso del poder de citación del Comité para obligarlo a él y a otros a testificar sobre el transcurso de los últimos veinte años".

A raíz de dichas declaraciones un portavoz del Pentágono dijo que el secretario no compareció debido a “compromisos conflictivos”, pero dijo que Austin testificaría a fines de septiembre ante los Comités de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Representantes.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino