Angela Merkel pacta endurecer las medidas en Alemania: confinamientos perimetrales y prohibición de reuniones

Angela Merkel pacta endurecer las medidas en Alemania: confinamientos perimetrales y prohibición de reuniones

16:32 - La canciller pacta con los Länder nuevas restricciones y amplía el cierre de los comercios no esenciales, las vacaciones escolares y la recomendación del teletrabajo hasta el 31 de enero

Alemania reforzará las restricciones sociales y económicas para frenar la pandemia de coronavirus ante los pobres resultados logrados con las ya impuestas. La decisión, previsible ante el avance sostenido de nuevos contagios y fallecimientos, fue consensuada por la canciller Angela Merkel y los ministros presidentes de los 'Länder' en una reunión que arrancó como una carrera de obstáculos.

Uno de los más importantes fue el establecimiento de confinamientos perimetrales en las regiones con alta incidencia de Covid-19, una propuesta de la canciller que contó con la resistencia de algunos estados federados. Los datos epidemiológicos de los últimos días, que se mantienen en valores históricos, la detección en Reino Unido y Sudáfrica de una mutación del virus altamente contagiosa y una campaña de vacunación a trompicones terminaron por inclinar la balanza a favor de la canciller.

Merkel había preparado bien la conferencia de ministros presidentes. A diferencia de las anteriores, les organizó la víspera una reunión telemática con unos 60 científicos de referencia, entre ellos el presidente del Instituto Robert Koch de epidemiología, Lothar Wieler; el virólogo Christian Drosten y Viola Priesemann, del Instituto Max-Planck. En ese debate previo a la negociación política, todos los científicos abogaron por un endurecimiento de las restricciones.

El confinamiento perimetral será automático en todas las zonas donde la incidencia de coronavirus supere los 200 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en siete días. En esos núcleos poblacionales, la movilidad de los ciudadanos se restringirá a un radio de 15 kilómetros del domicilio. Se trata de la medida contra la movilidad más radical adoptada en Alemania desde que estallara la pandemia a primeros del pasado año.

No había elección. Pese al ligero descenso en la curva de contagios detectado durante las fiestas navideñas, con un pico de 1.119 muertes el 30 de diciembre, el RKI computó en las últimas 24 horas 11.897 infecciones y un 944 fallecimientos. En total se han confirmado en Alemania 1.878.410 casos de Covid-19 y 35.518 víctimas mortales.

La media de contagios en lo que va de año por es de 134,7 por cada 100.000 habitantes, el más alto desde Navidades, lo que sitúa la ratio en un valor de 0,85. Eso significa que cien infectados pueden contagiar a otros 85.

El confinamiento perimetral no ha sido la única nueva medida acordada por el Gobierno federal y los Länder. También los encuentros se restringen y esta vez al máximo: a sólo una persona de otro hogar. Hasta ahora se permitían reuniones de cinco personas de dos hogares distintos.

El resto del catálogo de medidas acordadas se prolonga hasta el 31 de enero y con ello el cierre toda la actividad comercial no esencial, así como de la gastronomía, hoteles, deportivas y de belleza. Las vacaciones escolares se amplían, se mantiene la prioridad del teletrabajo y también la recomendación de evitar viajes innecesarios.

La decisión de las administraciones federal y regionales serán de aplicación hasta el 31 de enero, aunque siempre con la reserva de ir más allá si la situación no se endereza. Queda poco margen de actuación en un país que se resiste a decretar el estado de emergencia y crecen las críticas a los recortes de derechos, aunque la mayoría de la población entiende la gravedad de la situación y la necesidad de actuar. El 41 por ciento está a favor de extender las restricciones impuestas y el 24 por ciento incluso acepta su endurecimiento, según datos de la consultora YouGov.

CRÍTICAS A LA CAMPAÑA DE VACUNACIÓN

En el arco parlamentario, las únicas voces disonantes en el consenso que Merkel siempre quiso forzar en torno a esta crisis son la populista Alternativa para Alemania (AfD) y los liberales del FDP. De las filas de esos partidos proceden también las críticas a la forma en la que se está llevando a cabo la vacunación en Alemania, un frente al que se ha unido, aunque con argumentos distintos, el Partido Socialdemócrata (SPD).

El grupo parlamentario socialdemócrata ha pedido in la comparecencia del ministro de Sanidad, Jens Spahn en el Bundestag para que explique las razones por las que la campaña de vacunación está sufriendo retrasos y se han comprado menos dosis de las necesarias.

"El ministro Spahn debería convocar una cumbre con todos los productores de vacunas, asegurar aumento de la capacidad y una operación de logística acorde con las circunstancias", afirmó el vicepresidente de la fracción del SPD, Carsten Schneider. La presidenta saliente de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, ha respondido a los socios de gobierno acusándole de falta de lealtad y de usar la vacuna con fines electorales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino