Angela Merkel: "La democracia no es fácil"

Angela Merkel: "La democracia no es fácil"

Los tanteos de SPD y CDU con Verdes y Liberales arrancan el Día de la Reunificación

Sin un Gobierno a la vista y con el llamamiento de la canciller Angela Merkel a luchar por la democracia 31 años después de la Reunificación del país, arrancaron este domingo los contactos entre los partidos que aritméticamente podrían formar el tripartito que asuma las riendas de Alemania los próximos cuatro años.

"La democracia no es fácil. Tenemos que trabajarla entre todos de forma permanente", afirmó la canciller en su discurso de celebración del Día Nacional, el que eligieron los liberales del FDP y los Verdes para abrir las conversaciones bilaterales con el Partido Socialdemócrata (SPD) y el bloque conservador que forma la Unión Cristianodemócrata (CDU)y la Unión Socialcristiana bávara (CSU).

La elección del 3 de octubre para esta primera ronda de contactos a dos bandas es fruto de la urgencia por iniciar un proceso que se prevé largo y complejo, pero la coincidencia sólo pone de relevancia la fractura que, tres décadas después, sigue abierta en Alemania.

No ha habido mayorías en las elecciones legislativas del 26 de septiembre. Los partidos mayoritarios, tanto la CDU como el SPD, con porcentajes hace tres décadas que rondaban el 40%, se han encogido a la mitad. Die Linke (Izquierda), el partido que representaba los intereses de los estados federados de la comunista RDA se ha hecho casi irrelevante con la llegada de la populista Alternativa para Alemania (AfD) a esos territorios, de los que nada queda del agradecimiento a la CDU de Helmut Kohl por derrumbar el Muro de Berlín y dar paso a la Unificación.

Alemania está polarizada y la primera tarea del nuevo Gobierno será aunar las muchas sensibilidades que afloran en el país.

El tanteo de los partidos no ya tan minoritarios con el SPD y con la CSU-CSU se realizó por separado. Los Verdes se reunieron con el SPD, el partido ganador de las elecciones y socio preferente de los ecologistas. Luego le siguió un encuentro entre el SPD y el FDP y a última hora de la tarde un tanteo cara a cara de éstos con la CDU-CSU. Nada de lo hablado en esas reuniones ha salido a la luz, en tanto que las partes involucradas en este proceso han hecho un pacto de confidencialidad. La actitud mostrada por unos y otros previo a esos contactos, sin embargo, no ha podido guardarse en secreto.

Futuro político

A diferencia del líder de la CDU, Armin Laschet, que se juega su futuro político en estas conversaciones, su colega bávaro, Markus Söder, ha dado prácticamente por muerta la posibilidad de retener el Gobierno. No tiene prisa por explorar con Laschet el terreno y tampoco lo que suceda con el Gobierno en Berlín parece tener prioridad.

La CDU-CSU avanza a doble velocidad y sólo una llamada del líder de los liberales, Christian Lidner, a Söder hizo posible su reunión anoche. El FDP, que a diferencia de los Verdes preferiría formar parte de un tripartito liderado por los conservadores, fijó el domingo para un primer encuentro entre ambas formaciones. Laschet, temeroso de que el SPD ampliara la ventaja que le dieron las urnas en esos primeros contactos, aceptó de inmediato. Söder no. El día y la hora no encajaban en su agenda. Laschet y Lidner le propusieron el sábado, pero el bávaro se había comprometido a celebrar el 80 cumpleaños del ex ministro presidente Edmund Stoiber.

La actitud de Söder, unida a la operación de acoso y derribo que se está fraguando contra Laschet no sólo genera dudas en el FDP, sino que Los Verdes la interpretan como incapacidad para negociar un Gobierno. Siguen abiertos a hablar con la CDU, pero todo indica que la puerta se cerrará cuando el SPD acepte sus reivindicaciones.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino