Analistas y bancos más pesimistas sobre la economía uruguaya

Analistas y bancos más pesimistas sobre la economía uruguaya

En la encuesta LatinFocus Consensus Forecast que elabora FocusEconomics (y a la que accedió El País), las 22 consultoras y bancos que responden sobre Uruguay, redujeron fuertemente la proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto

El crecimiento en América Latina “se mantiene suave este año y el pronóstico se redujo por cuarto mes consecutivo en julio. Las tensiones comerciales y la demanda externa moderada obstaculizarán las exportaciones y afectan la inversión, que también está siendo frenada por la incertidumbre política en las economías clave. Se espera que la actividad se mantenga lenta en los principales actores, Brasil y México, mientras que Argentina seguirá en recesión”.

Ese es el contexto que plantea la consultora FocusEconomics. Para Uruguay, los economistas y bancos redujeron sus estimaciones tras mantenerlas en junio, según se desprende de la encuesta FocusEconomics Consensus Forecast LatinFocus (a la que accedió El País).

La estimación de crecimiento promedio para América Latina este año es de 1,5% (hace un mes era 1,7%), según el informe que acompaña el sondeo que se realiza a bancos y consultoras.

En el caso específico de Uruguay, los bancos y consultoras (son 22 los que responden este mes) redujeron fuertemente sus proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2019.

“La economía se contrajo en el primer trimestre por primera vez en casi cuatro años. El crecimiento más lento de los salarios, el aumento del desempleo y un peso uruguayo más débil hicieron que el consumo privado se contrajera una vez más, lo que, unido a una inversión fija en baja debido a la caída de la actividad del sector privado, provocó una desaceleración de la demanda interna” señaló FocusEconomics respecto a la situación de Uruguay.

“En el frente externo, la débil demanda de Argentina y Brasil, los principales socios comerciales del país, hizo que las exportaciones cayeran por quinto trimestre consecutivo, mientras que el sector turístico se mantuvo en crisis”, agregó.

“El crecimiento caerá en picada este año, en el contexto de un entorno externo débil, en medio de desaceleraciones en Argentina y Brasil, y el deterioro de la demanda interna. Los salarios reales estancados, un peso más débil y un alto desempleo afectarán el crecimiento del gasto de los hogares, aunque el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur recientemente firmado debería impulsar el crecimiento a mediano plazo”, afirmó la consultora FocusEconomics.

En ese sentido, los bancos y consultoras indicaron en julio que prevén que la economía se expanda 0,8%, cuando en junio y mayo esperaban 1,2%, mientras que en abril estimaban 1,5%. Las respuestas varían entre -1% (Capital Economics) y 2% (Julius Baer).

En la última Rendición de Cuentas, el gobierno estimó un crecimiento de la economía de 0,7% en 2019, pero el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori dijo el viernes que el nivel de expansión será “muy modesto”, de “0,6%”.

El pronóstico de 0,8% de los analistas, ubica a la uruguaya como la segunda economía de menor crecimiento previsto en 2019 en la región (detrás de la ecuatoriana con 0,2%). Hay dos países cuyo PIB se prevé que caiga en 2019: Argentina (-1,4%) y Venezuela (-25%), pero este último no está incluido en el promedio de la región.

Para 2020, los economistas y bancos también bajaron sus estimaciones del PIB de Uruguay con un crecimiento de 1,8%, con respuestas entre -1% (Capital Economics) y 2,5% (Julius Baer y Oxford Economics).

Prevén más déficit fiscal.

Los analistas elevaron mínimamente su proyección de déficit fiscal.

Debido al efecto de la ley de “cincuentones” el déficit fiscal se ubicó en 2,9% del PIB en los 12 meses a mayo, pero en el largo plazo ese efecto más que se revertirá cuando haya que pagar las jubilaciones de quienes se pasaron de la AFAP al Banco de Previsión Social.

Eso se debe a que ahora, ingresó al BPS el dinero acumulado en las AFAP (aproximadamente 1,7% del PIB), pero luego el gasto en esas jubilaciones será mayor.

El consenso de los consultados estimó que el rojo de las cuentas públicas será de 3,3% del PIB a fin de 2019 (estimaban 3,2% del PIB en junio), cuando el gobierno tiene como meta 3,4% del Producto (después de corregirla al alza).

En los 12 meses a mayo, el déficit sin el efecto “cincuentones” fue de 4,6% del PIB.

La menor proyección de déficit es de 2,6% del PIB (HSBC). La estimación máxima es un rojo de 4% del PIB (Barclays Capital).

Para 2020, el consenso de los analistas estima un déficit de 3,1% del PIB, con respuestas entre 2,4% (HSBC) y 3,6% (BBVA Banco Francés). El gobierno puso como meta que el déficit baje a 2,9% del PIB a fin de 2020 (sin el efecto “cincuentones”).

Elevan cotización del dólar.

En junio se mantuvieron las perspectivas de suba de precios para 2019. Las consultoras y bancos estimaron en consenso que la inflación será de 7,6%. Las respuestas van entre 6,5% (Moody’s) y 8,5% (Cinve). Solo dos de 17 analistas que contestaron, prevén que el gobierno cumpla la meta de inflación entre 3% y 7%.

Para 2020, los bancos y consultoras elevaron sus proyecciones de inflación a 7,2% en este sondeo (estimaban 7,1% en junio). Las respuestas van de una suba de precios de 6,6% (Oikos y The Economist) a 8,1% (Equipos).

Por otra parte, los analistas subieron levemente sus estimaciones del precio del dólar para fin de 2019, al prever en consenso que cierre en $ 35,80. Las respuestas van de $ 34 (HSBC) a $ 37,40 (Oikos).

Para fin de 2020, las consultoras y bancos aumentaron su estimación de dólar a $ 38,10. Las respuestas van entre $ 36 (Moody’s) y $ 40,80 (BBVA).

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino