Amnistía Internacional considera "muy alarmante" la situación de DD. HH. en América Latina

Amnistía Internacional considera "muy alarmante" la situación de DD. HH. en América Latina

16:02 - En su informe anual, la organización Amnistía Internacional (AI) reveló cifras preocupantes en materia de derechos humanos en Latinoamérica, una región que tiene depositadas sus esperanzas en los jóvenes y las mujeres que han encabezado masivas movilizaciones sociales en distintos países.

Los Estados en América Latina restringieron el asilo y el derecho a la manifestación en 2019. Esto reveló el informe anual de la organización Amnistía Internacional (AI) sobre la situación que vive la región en materia de derechos humanos (DD. HH.), tras un año en el que como nunca antes y en diferentes países, la población civil se manifestó masivamente en las calles para protestar en contra de la corrupción, la desigualdad y la impunidad, pero también para exigir mejores condiciones de vida a sus gobernantes.

Precisamente, las multitudinarias protestas marcaron un convulso 2019 en el que la región se mantuvo como la más violenta y desigual para los defensores de derechos humanos y los periodistas. Especialmente en países como Chile, Venezuela y México. 

“El año 2019 trajo consigo un nuevo ataque a los derechos humanos en gran parte de las Américas, con dirigentes intolerantes y cada vez más autoritarios que recurrían a tácticas cada vez más violentas para impedir a las personas protestar o buscar seguridad en otro país", señala el informe.

Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de AI, dijo al presentar el informe que el ejercicio de los derechos humanos de las grandes mayorías en distintas naciones quedó a un lado "ante la incapacidad de los Estados de poner en práctica políticas públicas que benefician a la ciudadanía" esto junto con la violencia, desigualdad, inestabilidad institucional, problemas a los que se sumó la impunidad.

Guevara señaló que "la mayoría de las violaciones a los derechos humanos quedó en la impunidad en un gran porcentaje" y que los casos de violaciones a los derechos que se investigan "son investigaciones que llevan a encubrir a los perpetradores".

Explicó, además, que estos factores combinados llevaron a una situación de "hartazgo generalizado y de descontento social" que originó protestas en diversos países, desde Haití hasta Chile pasando por cada uno de los países de América Latina como Colombia, Ecuador, Honduras, Nicaragua y México.

En estas manifestaciones sociales se destacaron los liderazgos de mujeres y jóvenes de movimiento, que históricamente habían estado relegados como los movimientos indígenas o los feministas. Pero lo que obtuvieron de los Estados o de los gobiernos "fue una respuesta violenta y represiva que buscó castigarlos por ejercer sus derechos a la libertad de expresión y la salida pacífica".

Violencia y represión estatal contra manifestantes y defensores de los derechos humanos

Según las cifras reveladas en el informe anual de AI, por lo menos 210 personas murieron violentamente en el contexto de protestas en América Latina: 83 en Haití, 47 en Venezuela, 35 en Bolivia, 31 en Chile, 8 en Ecuador y 6 en Honduras. 

Guevara consideró que a los discursos divisorios y de odio de Donald Trump, se suman los de otros presidentes como Jair Bolsonaro (Brasil), Nicolás Maduro (Venezuela), Daniel Ortega (Nicaragua) y Juan Orlando Hernández (Honduras), países donde se están violando los derechos humanos.

En Venezuela, por ejemplo, la represión fue especialmente severa, y las fuerzas de seguridad del Gobierno de Maduro cometieron crímenes y graves violaciones de derechos humanos, incluidas ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y uso excesivo de la fuerza. 

Por otra parte, en Chile el Ejército y la Policía también hirieron deliberadamente a manifestantes y mataron al menos a cuatro personas. Esto sin contar los miles de heridos de gravedad, varios de ellos con pérdidas oculares, que ocurrieron durante las manifestaciones.

La directora de AI para las Américas dijo que ese escenario se replicó en Centroamérica con el fenómeno migratorio o la expulsión de personas que salen de sus países de origen, "por la violencia generalizada y la incapacidad de los Estados de protegerlos". Guevara dijo que lo único que encuentran estas personas exiliadas es una segunda ola de violaciones a los derechos humanos en los países de tránsito y de destino, como cuando pasan por México hacia Estados Unidos.

En el caso de Guatemala, el Gobierno minó el acceso a la Justicia de las víctimas de graves violaciones de derechos humanos al cerrar a finales de 2019 la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), antes de que el Gobierno del vecino Honduras anunciara en enero de 2020 el fin de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH).

En el caso de México, las cifras no son nada alentadoras para los periodistas, pues murieron al menos 10 de ellos de forma violenta en 2019. El país también sufrió una cifra récord de homicidios, varios de ellos feminicidios, preo continuó con las fallidas estrategias de seguridad que había utilizado en el pasado. Estas consistieron en crear una Guardia Nacional militarizada y aprobar una ley sobre el uso de la fuerza.

Colombia siguió siendo el país más letal para los defensores y defensoras de los derechos humanos, con al menos 106 homicidios, en su mayoría de líderes indígenas, afrodescendientes y campesinos, mientras el encarnizado conflicto armado interno sigue azotando el país.

La violencia de género se recrudeció en la región así como la degradación ambiental

AI recordó que la violencia por motivos de género continuó siendo generalizada en América Latina y las defensoras de derechos humanos "estaban expuestas a un mayor riesgo de sufrir violencia de género y tortura a causa de múltiples formas de discriminación".

El Observatorio de Igualdad de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicó su información más actualizada sobre feminicidios (homicidios de mujeres por motivos de género) en noviembre de 2019, basada en cifras oficiales de 16 países de América Latina y el Caribe.

Según estos datos, al menos 3.500 mujeres fueron asesinadas por razón de género en 2018. La verdadera cifra probablemente era muy superior, ya que 10 países solo proporcionaron datos de mujeres que habían sido asesinadas por su pareja o expareja.

En cuanto al medio ambiente, la preocupación siguió aumentando en la región. Por un lado, la administración Trump en EE. UU. anunció su intención de retirarse del Acuerdo de París y el presidente brasileño Jair Bolsonaro adoptó una serie de políticas que subestimaron los devastadores incendios forestales que azotaron la Amazonía y dejaron a los pueglos indígenas desprotegidos. Esto sin contar las medidas administrativas y legislativas que amenazaban los derechos de todas las personas en el país.

Guevara concluyó la presentación del informe señalando que "cuando el malestar social, la inestabilidad política y la destrucción medioambiental en la región son aún mayores en 2020, la lucha por los derechos humanos es más urgente que nunca. Y que nadie se engañe: los dirigentes políticos que predican el odio y la división en un intento por demonizar y minar los derechos de otras personas se encontrarán en el lado equivocado de la historia”.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino