Alza de las tasas en el 2022 es muy improbable: BCE

Alza de las tasas en el 2022 es muy improbable: BCE

El banco europeo mantendrá sus medidas de apoyo a la economía pese al fuerte aumento de precios en la eurozona; hoy Inglaterra tomará decisiones sobre su política monetaria.

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dijo el miércoles que era “muy improbable” que la institución subiera sus tasas de interés en el 2022, en un momento en que otros grandes bancos centrales se preparan para endurecer su política monetaria.

Pese al actual repunte inflacionista en la zona euro, las “perspectivas de inflación a medio plazo siguen siendo modestas”, por lo que “no se darán las condiciones para una subida de las tasas de interés" el próximo año, explicó la responsable en un discurso en Lisboa.

En su última reunión, celebrada a finales de octubre, el BCE mantuvo su principal tasa de interés en 0% y todas las medidas de apoyo a la economía pese al fuerte aumento de la inflación en la eurozona.

Un endurecimiento indebido de las condiciones de financiamiento no es deseable en un momento en el que el poder adquisitivo ya se está viendo mermado por el aumento de las facturas de energía y combustible”, y representaría un “viento en contra indeseable para la recuperación”, explicó Lagarde.

De este modo, ha hecho retroceder las expectativas del mercado de un primer incremento de tasas de interés en diciembre del 2022.

El aumento de la inflación en la eurozona es más fuerte de lo previsto y alcanzó 4.1% anual en septiembre, el ritmo más rápido de subida de precios en más de 13 años. Esto ha presionado al BCE para que responda.

Pero por el momento, el banco espera que la inflación vuelva a caer en el 2022 y sólo llegue a 1.5% en el 2023, aún lejos de su objetivo de 2 por ciento.

Sin embargo, la previsión de inflación para el siguiente año y para el 2023 tendría que estar dentro de los límites de su objetivo para que el BCE cambie las tasas de interés.

Un dato clave será el del Banco de Inglaterra, que tiene reunión de política monetaria hoy jueves, en la que podría subir su tasa de interés por primera vez desde agosto del 2018 y que se encuentra en 0.1 por ciento.

El BCE, por su parte, ve una buena razón para recordar su historia. Hace 10 años, su anterior presidente, Jean-Claude Trichet, subió las tasas de interés demasiado pronto, justo cuando la crisis estaba a punto de estallar, un error que fue rápidamente corregido por su sucesor, Mario Draghi.

Ayer miércoles, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mantuvo sin cambios su tasa de referencia en un rango de 0 a 0.25% pese a las presiones inflacionarias.

Algunos analistas creen que la inflación, que ha sido persistente y es consecuencia no sólo de la interrupción en las cadenas de suministro sino también de un aumento en los costos laborales en Estados Unidos, obligará a la Fed a subir sus tasas a mediados de 2022.

De ser así, un alza de tasas ocurriría casi inmediatamente después de que el organismo concluya su programa de retiro de estímulos monetarios que consiste en la compra mensual de 120,000 millones de dólares en bonos. La Fed anunció ayer que a partir de este mes, recortará las compras dichas a un ritmo de 15,000 millones de dólares mensuales, por lo que el programa terminaría en junio del próximo año.

La Fed argumenta que la aceleración en la inflación es un fenómeno temporal ocasionado primordialmente por los cuellos de botella en las cadenas de suministro globales.

“Sería prematuro subir tasas hoy”, dijo Jerome Powell, presidente de la Fed, en conferencia de prensa tras concluir su reunión de dos días de política monetaria.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino