Alianza del Pacífico puede convertirse en un ejemplo de multilateralismo

Alianza del Pacífico puede convertirse en un ejemplo de multilateralismo

Bloque tiene la oportunidad de propiciar alianzas mucho más profundas, afirma el ministro de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, José Manuel Restrepo.

La expansión del covid-19 en el mundo es también una oportunidad para que las economías latinoamericanas impulsen sus relaciones intercomerciales y puedan convertirse en el nuevo núcleo del desarrollo comercial internacional.

–Este año ha sido muy complicado para el desarrollo de nuestras economías, ¿cómo afrontar lo que se viene una vez superada la emergencia sanitaria?

–Ninguno de los países latinoamericanos fue ajeno a las consecuencias del covid-19. Por ello, debemos ver el otro lado de la pandemia, las oportunidades. ¿Cuáles son? Pues las que se abren para lograr mayores niveles de encadenamiento regional, lo que se denomina la relocalización de las empresas.

Hoy, más que nunca, ese tema se convierte en la gran posibilidad para atraer inversiones que están en el exterior y que buscan localizaciones regionales o las más cercanas, considerando que la pandemia rompió las cadenas de proveeduría en sus mercados originales. Allí se abre una gran oportunidad.

La otra posibilidad es fortalecer los comercios interestratégicos multilaterales, es decir en el ámbito de la Comunidad Andina (CAN), de la Alianza del Pacífico y fortalecernos en relaciones comerciales que debemos establecer entre nosotros mismos.

La tercera es que podemos fortalecer estrategias en donde estos encadenamientos conlleven a generar proveedores locales, ya sea en Colombia o en el Perú.

–En el ámbito de la Alianza del Pacífico, ¿cómo se pueden trabajar esas oportunidades?

–La Alianza del Pacífico tiene la oportunidad de convertirse en un ejemplo mundial para defender el multilateralismo, para defender la integración económica, el libre comercio y para propiciar alianzas mucho más profundas de armonización regulatoria e interacción económica, de encadenamientos mucho más fuertes.

Lo que el mundo está viendo actualmente es que se rompieron las cadenas de proveeduría en el mundo, en las grandes economías, por lo que nuestros mercados, nuestras empresas, nuestras economías se pueden fortalecer para que sean mucho más integradas.

Es la gran oportunidad que tenemos para demostrarle al mundo el valor de la multilateralidad y de la integración económica.

–¿Y cómo sería posible alcanzar esos niveles de integración y de desarrollo en América Latina?

–Podemos seguir trabajando en estrategias de mayor articulación. Por ejemplo, en temas de turismo, podríamos formar destinos compartidos, en donde el turista internacional pueda llegar a un determinado lugar en el Perú y después ir hacia otro en Colombia. Obviamente, todo ello una vez que se recupere la cadena turística.

Además, se puede fortalecer aún más la estrategia de encadenamientos productivos. Por ejemplo, en los sectores industriales. Así también está la posibilidad de establecer buenas prácticas en sectores productivos como la agroindustria, la manufactura, el financiamiento para las micro y pequeñas empresas (mypes), en diversos proyectos de emprendimiento, economías creativas, en fin, las posibilidades son muchas.

–¿Prevé una recuperación de la economía latinoamericana para el próximo año? ¿Cuánto sería?

–América Latina puede tener un crecimiento rebote muy importante el próximo año. No obstante, ello dependerá de cómo sigue desarrollando su estrategia contra la propia pandemia y que no se generen acciones que nuevamente obliguen a cerrar la actividad productiva.

No me atrevo a dar una cifra, pero creo que claramente las economías se reactivarán rápidamente y lo están demostrando. En el caso colombiano estamos viendo cifras de crecimiento en el consumo con respecto al año anterior en octubre, noviembre y diciembre.

Colombia puede crecer más de 5% en el 2021 y buena parte de ese crecimiento se reflejará en algunas exportaciones, particularmente en el sector agrícola y en el industrial. Lo importante es afrontar los nuevos retos de una manera integrada, con objetivos claros como región. No desaprovechemos estas oportunidades.

Relación bilateral Perú-Colombia

–¿Cuáles son las cifras del intercambio comercial peruano-colombiano?

–Colombia exporta aproximadamente 1,100 millones de dólares al Perú e importa alrededor de 700 millones de dólares.

El saldo de la balanza comercial ha sido superavitaria para Colombia por aproximadamente 400 millones de dólares.

De este total, el comercio agrícola se encuentra relativamente equilibrado entre ambos países; mientras que la industria sí refleja un superávit para Colombia.

La composición de las exportaciones de Colombia hacia el Perú está conformado en un 80% por productos no minero energéticos, lo cual confirma que hay un gran componente industrial y agrícola.

En el caso de las importaciones procedentes del Perú, el 31% de los productos que adquirimos son agrícolas y el 69% corresponde a bienes industriales.

–¿A nivel de inversiones, cuáles son los resultados?

–La inversión colombiana en el Perú asciende a alrededor de 600 millones de dólares, mientras que la inversión peruana en Colombia totaliza 130 millones de dólares.

En lo que se refiere a turismo, antes de la pandemia el número de turistas peruanos en Colombia era de aproximadamente 180,000. El número de turistas colombianos que eligen al Perú como destino turístico es similar, con lo que tenemos una balanza relativamente equilibrada. No obstante, soy optimista en que, superados los problemas sanitarios, retomemos la senda del crecimiento y la cooperación mutua.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino