Alex Salmond: "El referéndum escocés es urgente"

Alex Salmond: "El referéndum escocés es urgente"

El ex ministro principal de Escocia vuelve a primera línea de la política con su nueva formación, el Partido Alba, con el objetivo de "acelerar" la independencia

Alex Salmond ha vuelto a primera línea de fuego de la política británica con la creación de una nueva fuerza soberanista, el Partido Alba. "Nuestro objetivo es lograr una supermayoría que sirva para acelerar la independencia", asegura a EL MUNDO el que fuera ex ministro principal hasta el 2014, cuando perdió el referéndum por diez puntos (55% a 45%) y cedió el testigo a su sucesora, Nicola Sturgeon.

El destino ha querido que los viejos aliados sean ahora enemigos íntimos. Salmond fue absuelto hace un año de trece cargos de acoso y abuso sexual; Sturgeon se vio atrapada en medio del escándalo y ha tenido que pagar un alto precio. Para consumar la ruptura, el viejo líder independentista se ha tomado la revancha política a sus 64 años con la creación del Partido Alba ("Escocia", en gaélico), en plena cuenta atrás de las elecciones locales del 6 de mayo.

Sturgeon le acusa de actuar "por interés propio" y de buscar un desquite personal. Salmond critica por su parte a la líder del Partido Nacional Escocés (SNP) de "timidez y lentitud" a la hora a de reivindicar la independencia y asegura que Escocia no puede esperar a que remita la pandemia en el 2023 para plantearse una nueva consulta: "Las negociaciones para el nuevo referéndum tienen que comenzar en la misma semana en que se constituya el nuevo Parlamento escocés".

Con la experiencia de haber "persuadido" a David Cameron en el 2014, Salmond asegura que a Boris Johnson también se le puede convencer ¿Cómo? "Si las fuerzas pro-independencia logramos una supermayoría de unos 78 diputados (de 129 posibles), como vaticinan las últimas encuestas, al Primer Ministro le será muy difícil bloquear el proceso. Ese es para mí el prerequisito primordial".

"Créame, no fue fácil persuadir a Cameron en su momento", advierte el líder independentista. "Cuando ganamos con el SNP en el 2011, no me dijo precisamente: "Enhorabuena, esto está hecho". El se oponía en principio y nos llevó un tiempo negociarlo. Al final cambió de opinión porque llegó al convencimiento de que las alternativas eran menos atractivas que la celebración del referéndum".

"Tenemos también la opción de recurrir a los tribunales, nacionales e internacionales", recalca Salmond. "Y en última instancia, la gente puede salir a calle y manifestarse pacíficamente... El "premier" se pondría en una situación muy peligrosa si se obstinara en decir 'no' y creara la percepción de 'Boris contra el pueblo de Escocia'. Además, Johnson es un líder débil, que no tiene el calibre de las grandes figuras políticas de este país".

"ESCOCIA NO ACABARÁ COMO CATALUÑA"
Le preguntamos a Salmond si no existe el riesgo de una situación a la catalana, con un referéndum ilegal y con violencia en las calles. "La violencia no partió del pueblo catalán, eso fue lo que yo observé en su momento", responde el ex ministro principal. "Escocia no acabará como Cataluña porque las situaciones son diferentes".

"Aquí no existe una Constitución que prohíba la secesión como en España", recalca. "En el Reino Unido no hay una Constitución escrita, y el derecho del pueblo escocés a decidir su destino ha sido algo tradicionalmente admitido desde Harold Wilson hasta los políticos más anti-independentistas, como la propia Margaret Thatcher".

"Otra diferencia con Cataluña es que tenemos un sistema jurídico propio", advierte Salmond, que hace cuatro años entrevistó a Carles Puigdemont en su "show" televisivo en el canal RT. "En aquel momento era muy difícil poder entrevistarle en Bruselas, pero recuerdo que tuvimos una charla interesante. No hemos estado en contacto prácticamente desde entonces".

Poco amigo de trazar paralelismos entre los dos movimientos de independencia, Salmond ha mantenido contactos frecuentes con los líderes catalanes y pidió en su día el levantamiento de la orden de arresto contra Clara Ponsatí en Escocia... "Digamos que soy un "observador" desde fuera de la situación catalana, y reconozco que hay problemas difíciles de resolver. Pero espero que algún día se reconozca el derecho de Cataluña a determinar su propio futuro".

STURGEON, "MEJOR PARADA" QUE JOHNSON POR LA PANDEMIA
Los escoceses siguen entre tanto divididos en dos mitades irreconciliables, aunque en los sondeos gana hoy por hoy el apoyo a la independencia por apenas cuatro puntos (52% a 48%). Salmond atribuye el volantazo en las encuestas "principalmente al Brexit, al que se opusieron la gran mayoría de los escoceses y que está teniendo ya un gran impacto en nuestras exportaciones y en sectores como la pesca".

Hay un segundo factor que el propio Salmond reconoce, y es la "capacidad de comunicación" demostrada por la ministra principal Nicola Sturgeon durante la pandemia... "Es curioso porque el Coronavirus ha afectado casi por igual a Inglaterra y a Escocia, y sin embargo Sturgeon ha salido mejor parada porque ha conectado mejor con la población. Johnson ha ido prácticamente a remolque durante meses, hasta que empezó la campaña de vacunación".

GUERRA ABIERTA
"Lo peor que le podría pasar a Escocia es quedar atrapada en su situación post-pandemia y post-Brexit", advierte Salmond, de ahí su insistencia en pisar el acelerador de la independencia, y marcando de paso las distancias entre el "europeísta y socialdemócrata" Partido Alba y el SNP. "Hace falta un mayor sentido de urgencia y una mayor determinación, lo digo por experiencia".

Cuando Salmond habla de "supermayoría", da por hecho que tendrá que entenderse tarde o temprano Sturgeon, pese a los dardos que se han lanzado entre ellos en las últimas semanas por la controversia de las acusación de acoso sexual. El líder del Partido Alba asegura que está dispuesto a mirar hacia el futuro sin acritud: "El interés nacional es mucho más importante que nuestras diferencias personales".

Pese a perder claramente con Sturgeon en un concurso de popularidad entre los escoceses, Salmond asegura que su fuerza política ha roto ya con creces el "techo de cristal" del 5% que le otorgaban los analistas y que va camino de convertirse en el tercer partido de Escocia por número de miembros (5.000) en apenas tres semanas. En vez de comprometer el voto al SNP, el ex ministro principal sostiene que su nuevo partido servirá para formar un incontestable bloque en el Parlamento: "Estoy convencido de que las fuerzas pro-independencia podemos lograr 90 diputados en mayo, frente a apenas 40 de los unionistas. La balanza estará totalmente a nuestro favor".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino