Alemania ve reunión Trump-Putin con cautela

Alemania ve reunión Trump-Putin con cautela

Alemania estará mirando con atención cuando el voluble presidente de Estados Unidos se encuentre con su homólogo ruso el lunes. Tres cosas le preocupan a los alemanes: la OTAN, Crimea y los gasoductos de Nord Stream.

El comisionado del Gobierno alemán sobre asuntos rusos, Dirk Wiese, no comenta sobre la reunión de Donald Trump con Vladimir Putin el lunes en Helsinki. Pero él y muchos otros líderes alemanes estarán monitoreando con cuidado, quizás nerviosamente, las conversaciones entre los dos presidentes.

Trump ha hecho un hábito criticar a Alemania, y cualquier señal de acuerdo entre él y Putin crisparía aún más los nervios en Berlín. Alemania está particularmente preocupada por tres cuestiones.

El futuro de la OTAN

La piedra angular de la política de defensa alemana es su membresía de la OTAN, por lo que Berlín ha estado muy desconcertado por los ocasionales comentarios denigrantes de Trump sobre la alianza transatlántica y sus críticas a lo que, según él, es un gasto militar injustamente bajo de Alemania. Los alemanes sospechan que el momento de la reunión Trump-Putin, a los pies de una conferencia contenciosa de la OTAN, no es accidental.

"Es un intento de provocar a Europa", dijo el experto ruso Stefan Meister, del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores, al periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung antes de la cumbre de la OTAN. "La gran pregunta es cuán confiable será el presidente estadounidense y si hará promesas a Putin que no se acordaron previamente con sus socios de la OTAN".

Trump ha intentado utilizar al menos la amenaza implícita de que Estados Unidos reduciría su presencia militar en Europa para presionar a los miembros de la OTAN a gastar más en defensa.

"Espero que los aliados de Trump en la cumbre de la OTAN le hayan mostrado algunas líneas que no debería cruzar en sus relaciones con Rusia", dijo a DW Rebecca Harms, miembro del Parlamento Europeo y destacada crítica de Putin.

Los alemanes no tienen dudas de que Putin, por su parte, está persiguiendo lo que Harms denomina "una política agresiva y antieuropea a largo plazo" y está tratando de abrir una brecha entre Estados Unidos y sus aliados europeos.

El estatus de Crimea

Una prueba de fuego de cuánto se aproximará Trump a la línea de la OTAN o tratará de quedar bien con Putin será en Crimea. Alemania no ha dejado ninguna duda de su condena ante la anexión de la península por parte de Rusia, mientras que Trump ha enviado un mensaje mixto, al decir, el jueves, que reconocer potencialmente la anexión era "una pregunta interesante".

Si Trump hace concesiones a Putin en este tema, Alemania y la UE lo interpretarían como un acto de traición.

"Si el presidente Trump, como es de temer sobre la base de sus declaraciones, reconoce a Crimea como rusa, estará vendiendo no solo los derechos de Ucrania sino también la seguridad y la soberanía de los Estados en Europa", dijo Harms.

"La UE nunca se comprometería con un acuerdo como ese", dijo Sasse, "pero sería una victoria para Putin revelar el frente unificado de Occidente como una ilusión".

Las perspectivas de los oleoductos

Los alemanes también tienen un interés especial en las discusiones de Trump y Putin sobre los dos gasoductos de gas natural de Nord Stream que irían desde Rusia a Alemania a través del mar Báltico. Trump ha criticado mucho el proyecto, alegando que dejará a Alemania inaceptablemente dependiente del Kremlin. También se ha especulado que a Estados Unidos le gustaría venderle a Alemania más gas natural.

No obtsante, otros piensan que Trump podría estar usando el tema para demostrar distancia de Putin, en medio de acusaciones de que la injerencia rusa lo ayudó a ganar la presidencia en las elecciones de 2016.

"Por razones tácticas, él está expresando algunas críticas antirusas porque en Estados Unidos la gente lo acusa de estar confabulado con Putin", dijo Daniela Schwarzer, del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores, a la agencia de noticias Reuters.

Pero en este aspecto, hay algunos dentro de Alemania que al menos están parcialmente de acuerdo con la crítica de Trump.

"Para los Estados de la UE es más importante que nunca crear políticas rusas a la medida", dijo Harms. "Los proyectos individuales como el Nord Stream 2 van en contra de los esfuerzos comunes de seguridad dado que el gasoducto es un proyecto estratégico destinado a fortalecer la influencia del Kremlin".

En cualquier caso, será interesante observar cómo Trump, después de haber castigado a Alemania como lo hizo, aborde el tema el lunes.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino