Alberto Fernández y la innecesaria polémica sobre los crímenes de la dictadura argentina

Alberto Fernández y la innecesaria polémica sobre los crímenes de la dictadura argentina

Organismos de derechos humanos se dividieron entre las críticas y el apoyo al presidente después de que calificara como “inconductas” delitos graves que son de lesa humanidad.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, se disculpó luego de haber desatado una inesperada controversia por haber minimizado los crímenes cometidos por los represores durante la última dictadura militar que gobernó al país de 1976 a 1983.

"Toda la Argentina debe dar vuelta una página, una página que nos distanció mucho tiempo por la inconducta de algunos", dijo el fin de semana durante un evento en el que despidió a un contingente de militares que participará en una misión de Naciones Unidas en Chipre.

Fernández agregó que quienes integran hoy las Fuerzas Armadas son hombres y mujeres nacidos en democracia, y que muchos de ellos han trabajado en pos de la institucionalidad.

El discurso causó sorpresa porque el presidente ha sido un permanente crítico de la dictadura e impulsor de políticas de derechos humanos basadas en la memoria, verdad y justicia, el tridente exigido por organismos cuyas representantes son sentadas en el escenario o en primera fila en los eventos oficiales como muestra de la importancia que tienen para el gobierno.

De hecho, este mes Fernández anticipó durante una gira en Francia que promoverá una ley para sancionar el negacionismo de los delitos de lesa humanidad de manera similar a lo que ocurre con el Holocausto en algunos países europeos.

Críticas y apoyo al presidente

Por eso, a algunos líderes les indignó que el presidente pidiera "dar vuelta la página", justo además cuando están preparando la masiva marcha del 24 de marzo que recuerda el inicio de una dictadura que dejó a miles de muertos y 30.000 desaparecidos.

"Es un negacionista. Lamento y repudio totalmente las expresiones del presidente", advirtió Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y una de las dirigentes más respetadas del país. "No podemos aceptar dar vuelta la hoja ni cerrar la exigencia de que se abran los archivos y que nos digan qué pasó con los detenidos desaparecidos", dijo.

En una entrevista radiofónica, Cortiñas lamentó que Fernández quiera cerrar el tema para que los sobrevivientes se vayan a su casa "a rezar y llorar y no molestar", lo que, por supuesto, no harán después de más de 40 años de lucha.

La Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, por su parte, explicó en un comunicado que, a pocas semanas del 44 aniversario del golpe militar, solo pueden repudiar "cualquier intento de actitud reconciliatoria con las fuerzas represivas".

Añadió que "la profundidad del daño" que generan las declaraciones del presidente abruman a las víctimas, en particular a los familiares que siguen buscando los restos de sus desaparecidos. "¿Con qué valores éticos y políticos se le dice a un pueblo entero que durante años dio –y sigue dando– con todas sus fuerzas una batalla por la memoria social, por los juicios a los genocidas, por la reconstrucción de las historias de los 30.000, que hay que dar vuelta la página?", cuestionó.

Por el contrario, Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, y Hebe de Bonafini, dirigente de Asociación Madres de Plaza de Mayo, defendieron al presidente y ratificaron su apoyo al gobierno.

"De los militares de la dictadura no hubo inconductas, sino algo muy preparado y premeditado", reconoció De Carlotto, aunque aclaró que "dar vuelta la página", como convocó Fernández, no es olvidar, y que el discurso fue, sobre todo, una manera de alentar a los jóvenes militares nacidos y formados en democracia.

De Bonafini, por su parte, consideró en un comunicado en nombre de la Asociación Madres de Plaza de Mayo que el presidente se refirió a las Fuerzas Armadas nuevas que ya no tienen nada qué ver con la dictadura.

"Las Madres comprendemos lo que dijo el Presidente. Y estamos de acuerdo con reconocer y reivindicar a esas nuevas Fuerzas Armadas, porque si no nunca las vamos a tener de nuestro lado, al lado del pueblo", dijo.

Fernández pide disculpas

En respuesta a estos entredichos, el presidente explicó a través de Twitter que sus palabras se debieron a que, a partir de ahora, los argentinos ya no tendrán que analizar si alguno de los actuales oficiales participó de las sistemáticas violaciones de derechos humanos que fueron parte del genocidio de los años 70.

"Por eso dije que podíamos 'dar vuelta la página'. Entre nuestros oficiales ya no quedan partícipes activos o complacientes del terrorismo de Estado. Hablé también de las inconductas de muchos oficiales que en el pasado fueron parte de ese perverso accionar. Esas inconductas fueron delitos atroces que determinaron horribles e imperdonables padecimientos a miles de personas", señaló.

El presidente precisó que hacía esta declaración por los reproches que recibió por parte de algunas víctimas, ya que no usó las palabras pertinentes.

"Disculpas por ello. Pero no quiero que nadie dude de mi compromiso en favor de la verdad y la justicia… no quiero pasar por distraído ante la queja justa. Que un error mío no nos divida. Que nadie dude en qué lugar estoy parado. Que nadie crea que niego el horror vivido", afirmó. 

 

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino