Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Alarma en Alemania por los cánticos neonazis

Alarma en Alemania por los cánticos neonazis

Los ultras se congregan en Köthen, donde murió un joven alemán de un paro cardiaco tras una pelea con dos afganos

En la manifestación del domingo en la ciudad alemana de Köthen, convocada por la muerte de un alemán tras un altercado con dos afganos, se oyeron lemas que han disparado nuevamente las alarmas en el Gobierno y la sociedad, después de las marchas xenófobas de hace dos semanas en Chemnitz por el acuchillamiento mortal de un alemán por un sirio y un iraquí. “Que al final de la jornada en Köthen se corearan consignas abiertamente nacionalsocialistas nos llena de consternación y nos horroriza”, dijo ayer ­Steffen Seibert, portavoz de la canciller, Angela Merkel, en una rueda de prensa ordinaria en Berlín.

Unas 2.500 personas participaron en la manifestación en Köthen, localidad de 26.000 habitantes en el land de Sajonia-Anhalt. En la marcha había entre 400 y 500 extremistas de ultraderecha, según explicó ayer en rueda de prensa en Magdeburgo el responsable de Interior del land, Holger Stahlknecht. En los vídeos de esa noche se oye a filas de hombres corear: “¡Nacionalsocialismo, ahora, ahora, ahora!”.

Con el recuerdo de los sucesos de Chemnitz –donde hubo saludos hitlerianos–, Stahlknecht explicó que la policía no actuó en Köthen ante tales conductas inconstitucionales para evitar tensión que pudiera llevar a enfrentamientos. “Es una guerra. Lo que pasa aquí es una guerra racial contra el pueblo alemán”, dijo David Köckert, un líder del movimiento ultra Thügida (inspirado en Pegida). “¿Queremos seguir siendo ovejas, o queremos convertirnos en lobos y destrozarles?”, arengó. Las autoridades temían violencia pues el hermano de la víctima es un neonazi conocido a nivel local.

Según la autopsia, el fallecido, Markus B., de 22 años y que sufría una dolencia cardiaca, no murió por los golpes recibidos sino de un ataque al corazón. Los dos afganos, de 20 y 18 años, se hallan en prisión preventiva por un presunto delito de “lesiones graves con consecuencia de muerte”, según explicó la responsable de Justicia de Sajonia-Anhalt, Anne-Marie Keding, en la rueda de prensa de Magdeburgo. Uno tenía permiso de residencia, pero el otro iba a ser expulsado en breve.

La pelea, cuyos detalles desveló el rotativo Mitteldeutsche Zeitung, se produjo el sábado en una plaza cuando dos alemanes –uno de ellos la víctima– intervinieron en una bronca verbal en curso entre tres afganos y una alemana embarazada. Los tres se disputaban la paternidad del bebé. Uno de ellos se alejó, pero los otros dos respondieron, y al final llovieron golpes. Markus B. acabó inerte en el suelo. “Lo primero es expresar el dolor por la muerte de un hombre joven y solidaridad con la familia –dijo el portavoz de Merkel, Steffen Seibert–. Lo que ocurrió, y si los sospechosos tienen alguna responsabilidad, es algo que tiene que aclarar la policía”.

Seibert elogió el comportamiento de la mayor parte de la población de Köthen. El alcalde, el socialdemócrata Bernd Hauschild, había pedido a los vecinos no ir a la marcha del domingo, pues le constaba que “grupos violentos de fuera de Köthen están llegando en gran número”. Según medios locales, convocó la marcha un minúsculo partido neonazi de la zona, Die Rechte.

El presidente de Sajonia-Anhalt, el democristiano Reiner Haseloff, apuntó ayer a la veloz capacidad de movilización de los extremistas de ultraderecha. Haseloff llamó a no verles sólo como “un problema de la Alemania del este” (Sajonia-Anhalt formaba parte de la antigua RDA comunista, igual que Sajonia, land donde se ubica Chemnitz), sino de incumbencia para todo el país.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino