Acuerdo con el Mercosur: “La UE tiene que demostrar con hechos su voluntad”

En la negociación no se fijan plazos porque "no se trata de llegar antes o de llegar después, se trata de llegar bien"

Acuerdo con el Mercosur: “La UE tiene que demostrar con hechos su voluntad”

“El Frente Amplio cumplió sus compromisos en materia de inserción internacional aunque aun queda mucho por hacer”, asegura el “número dos” de la Cancilleria, quien concibe a la inserción internacional “no como una jaula dorada sino como una plataforma de inserción de la región en el mundo”.

“El Frente Amplio cumplió sus compromisos en materia de inserción internacional aunque aun queda mucho por hacer”, asegura el “número dos” de la Cancilleria, quien concibe a la inserción internacional “no como una jaula dorada sino como una plataforma de inserción de la región en el mundo”. De hablar preciso y pausado, el subsecretario de Relaciones Exteriores Ariel Bergamino hizo días pasados un alto en su nutrida agenda para recibir a LA REPÚBLICA en su despacho del 6º piso del Palacio Santos.

Consultado sobre la marcha de la negociación Mercosur Unión Europea, fue enfático al señalar que la respuesta “objetivamente está en manos de la Unión Europea”. “Es la Unión Europea la que tiene que demostrar por la vía de los hechos la voluntad política que han declarado siempre, esa voluntad política está, bien, hay que traducirla en hechos concretos”.

Sobre la profundización de las relaciones bilaterales con China, reiteró que para Uruguay “no son incompatibles las relaciones bilaterales con la pertenencia a un sistema de integración regional y multilateral”. Bergamino, por otro lado, adelantó que, a diferencia de 2014, no está en sus planes abandonar el cargo – al que llegó en setiembre de 2017-, para sumarse a la campaña electoral.

¿Qué balance hace de la inserción del país en la región y en el mundo?

En materia de inserción internacional, a lo largo de estos tres periodos de gobierno el Frente ha ido cumpliendo los compromisos asumidos. Tanto en lo que tiene que ver con su inserción en la región más inmediata – porque la inserción internacional comienza por el vecindario-, luego concibiendo la inserción internacional no como una jaula dorada sino como una plataforma de inserción de la región en el mundo.

Y en ese sentido no ha sido un camino lineal, ni libre de dificultades pero si hacemos un ejercicio y miramos hacia lo que era Uruguay a fines del siglo pasado y principios del siglo XXI, Uruguay ha ganado mucho, que queda mucho por hacer, y sí, pero el Uruguay está mucho más integrado a su propia región. No olvidemos como entramos. En el año 1991 Uruguay se integro al Mercosur tarde y de mala gana. Sin embargo, se ha revertido esa situación y hoy la integración regional es un capitulo importante, asumiendo que la integración regional ni es una tragedia pero tampoco es la salvación. Tampoco es una novela rosa ni es algo que haya que descartar.

Son procesos históricos que tienen ideas y venidas. Uruguay es un país respetuoso y respetado en el mundo, es una voz que se escucha. No tenemos vocación de país vanguardia, no pretendemos andar por el mundo diciendo a la humanidad lo que tiene que hacer, hacemos lo que consideramos correcto, somos perseverantes, somos serios y confiables.

Cómo ha ido evolucionando la negociación entre el Mercosur y la Unión Europea. ¿En qué etapa se encuentra?

El Mercosur está encarando este proceso de negociaciones con la Unión Europea, un proceso largo, complejo, donde a fuerza de ser sinceros el Mercosur ha dado casi el máximo de lo que puede dar, hasta ahora no ha habido respuesta clara de la Unión Europea, parecería que siempre falta un poco más , parecería que siempre falta un poco mas de tiempo, de objetivos.

Pero el Mercosur ha sido capaz de encarar en forma unida y puntual, esa negociación. La respuesta objetivamente está en manos de la Unión Europea. Es la Unión Europea la que tiene que demostrar por la vía de los hechos la voluntad política que han declarado siempre, que si que queremos un acuerdo, bueno muy bien, esa voluntad política esta, hay que traducirla en hechos concretos.

¿Qué plazos se han fijado para concluir la etapa de negociación? Ha trascendido por la prensa que el acuerdo está casi listo.

No, no se trata de fijar plazos, acá no se trata de llegar antes o de llegar después, se trata de llegar bien. A eso es a lo que apuntamos, aunque también es cierto que el Presidente y el canciller fueron muy explícitos en la última cumbre presidencial del Mercosur cuando dijeron; bueno, no estamos dispuestos a perder el tiempo ni estamos dispuestos a firmar cualquier acuerdito. Esa es la postura de Uruguay, seguimos trabajando, pero creemos que en este momento es la Unión Europea la que tiene que demostrar con hechos concretos la voluntad política que ha declarado reiteradamente.

¿Qué otras negociaciones se están encarando?

Estamos también encarando, negociaciones o iniciando en algunos casos, o transitando negociaciones Mercosur- Canadá, Mercosur- Corea. Hace poco suscribimos un acuerdo para iniciar estudios de factibilidad s para un eventual acuerdo Mercosur Singapur. Hay voluntad del Mercosur para reactivar procesos de diálogo con China, y con la Unión Euroasiática, con el Efta también que son los países de Europa que no integran la Unión Europea.

Hubo también una reunión Mercosur -Unión Europea a la que concurrirmos en una doble condición primero que nada como país observador de la Alianza para el Pacífico pero también como país integrante del Mercosur y en ese momento ejerciendo la presidencia protempore.

Fue un encuentro altamente productivo donde quedó manifestado claramente que siendo procesos y proyectos diferentes no son divergentes. Son diferentes en sus objetivos, en su naturaleza, en sus mecanismos de funcionamientos pero, divergentes no. Hay un amplio terreno de temas que interesan en forma común y donde puede haber cierta complementariedad, estamos paso a paso apuntando, aca se trata deconverger en la diversidad, son procesos diversos pero es posible converger y transitar una senda de objetivos y realizaciones comunes.

El funcionamiento del Mercosur ha generado muchos dolores de cabeza.

Me da la impresión de que aun con sus dificultades, limitaciones y circunstancias actuales, el Mercosur es el único bloque que funciona a nivel de la región sudamericana.

¿Por que cuesta tanto aprobar una ley de derechos de votantes en el exterior?.

Ciertamente es un tema que viene de muy atrás y los gobiernos del Frente Amplio han promovido en el cumplimiento de un compromiso que asumimos, el voto consular. Lo hemos promovido, ha habido decisiones de la ciudadanía que se han opuesto, hubo un plebiscito adverso, seguimos buscando mecanismos que permitan cumplir con ese compromiso que además es un derechos de todos los uruguayos y uruguayos somos todos estemos donde estemos.

¿Cómo observa los cambios en Cuba?

Yo creo que nuestra región ha sido siempre muy dinámica y por momentos tumultuosa: nada excepcional. Si uno mira lo que son otras regiones del mundo también han sido muy dinámicas y mucho más tumultuosas. En nuestra región, están ocurriendo cambios, transitando de repente tiempos fronterizos en términos institucionales, políticos, electorales, y como toda frontera los tiempos fronterizos son espacios complicados, a veces inciertos. Pensamos que hay que apostar y apoyar todo aquello que coadyuve a la construcción democrática de los países de las naciones y al a integración de estas

¿El accionar de los organismos internacionales frente a situaciones complejas, está a la altura de las circunstancias?

Creo que debieran jugar ese papel, algunos sí, otros tal vez debieran ajustar un poco más su accionar, pero bueno en todo caso eso es un a responsabilidad de todos porque los organismos internacionales no son una entidad ajena a nosotros, internacionales donde hay que expedirse se expedido, a ver respecto a Venezuela, posición nuestra ha sido clara y contundente, a nivel del Mercosur, en lo que respecta a Nicaragua ha sido clara y contundente en la OEA, hay otras instancias que han surgido últimamente por ejemplo el grupo de lima pero es un grupo que nosotros no integramos, tenemos que ayudar a crear un clima favorable para que estos países resuelvan por si mismos.

Y no creemos además que el bombardeo de declaraciones, o el aislamiento, o la exclusión sirvan para algo, hay ejemplos en la región, bien claros, cercanos en el tiempo y geográficamente, que indican que ni el aislamiento, la exclusión y el bombardeo de declaraciones sirvan para algo.

¿A qué ejemplo se refiere?

Y bueno, el caso más claro ha sido Cuba. Cuba fue excluida de la OEA, ¿sirvió para algo? No. El propio presidente de Estados Unidos Barack Obama cuando visitó Cuba reconoció que la política de exclusión y de bloqueo había fracasado, lo dijo el presidente de Estados Unidos y la realidad no lo desmiente. Por lo tanto, creo que como en todos los ordenes de la vida cuando hay un problema, hay que asumirlo, primero que nada, tu con la realidad no puedes pelearte, hay que asumirla, de nada sirve pelearte con los problemas, mirar para otro lado, disimularlos, pero hay que buscar salidas sobre la base del respeto, la tolerancia y el diálogo y algo más que la tolerancia, porque tolerar está bien, es importante, pero no se trata solamente de tolerar al diferente, se trata de asumir que es un semejante. Lo importante es reconocer en él a un semejante, porque el diálogo es entre iguales si no, no es diálogo.

En el caso de China, ¿hacia dónde se inclina la balanza, hacia un TLC, hacia la profundización de la alianza estratégica?.

Estamos en el Mercosur, tenemos la siguiente situación, un país del bloque Paraguay no tiene relaciones diplomáticas con China. Creemos que el paso del tiempo va a superar esa dificultad. En el caso de nuestro país, no son incompatibles las relaciones bilaterales con la pertenencia a un sistema de integracion regional y multilateral. No somos los únicos en ese sentido, el relacionamento se da entre los países a distintos niveles, bilateral, multilateral, en fin. Y en ese sentido no actuamos de forma distinta, a lo que hace el resto de los países, no estamos innovando en esta materia.

Pero ¿lo entiende argentina, lo entiende Brasil?

Y creo que todo el mundo lo entiende porque todo el mundo lo hace. Y Uruguay mantiene su relacionamiento bilateral con China como con muchos otros países, naturalmente también sin renunciar a los compromisos que tiene con el Mercosur.

El Mercosur naturalmente tiene que en muchos aspectos, también lo hemos señalado, desde 1991 hasta ahora, casi treinta años de trayectoria. El mundo ha cambiado bastante. Pensemos en el mundo de 1991 y mire el mundo que tenemos ahora. Y el Mercosur, bueno, tiene que actualizarse, ahí radica la vigencia de estas instituciones, en su capacidad de actualizarse, lo cual no quiere decir renunciar a sus razón de ser.

No se puede responder a los desafíos del mundo actual con argumentos del pasado. Yo creo que todo proyecto es un proceso. Estas con construcciones históricas, llevan su tiempo, nunca serán perfectas pero siempre serán perfectibles. Hasta no hace mucho tiempo había académicos, políticos, analistas que planteaban a la Unión Europea como el sistema de integración perfecta. Basta mirar ahora, para darse cuenta que no lo es. ¿Eso lo inhabilita? No por cierto que no. Creo en la historia como proyecto y como proceso, el Mercosur, y los países también. Nuestro país, Uruguay, es un país en construcción.

¿Qué expectativas genera el triunfo de López Obrador en México?

Creo que a lo largo de este año, en este y el próximo la mayoría de los países de la región van a vivir procesos electorales, incluido nosotros. Este año ha habido elecciones en Paraguay, Colombia, México, las va a haber en Brasil, todos los países son importante, pero es innegable el peso que países como Brasil, México tienen en la región. Lo que sucede en México no es una elección más. Es un cambio, implica una nueva etapa en la rica trayectoria mexicana, con too lo que implica México para la región.

¿Habrá reestructura del servicio exterior?

Aquellos artículos referidos a la Cancillería en la Rendición de Cuentas, que son muy pocos, creo que son diez, todos ellos tienen gasto cero. Son una serie de medidas que se adoptan, de reestructura, de redimensionamiento, de ordenamiento, pero todas ellas con gasto cero. Para tener una idea a grosso modo, el presupuesto de la cancillería anual, ronda los cien millones de dólares eso significa el 1,5 % del presupuesto nacional y menos del 1% del PBI del país.

Por lo tanto, a veces cuando vemos en algunos otros medios de prensa cierta curiosidad morbosa sobre la Cancillería decimos que estamos hablando del 1,5 % del presupuesto nacional y del 0,8 del PBI Eso por un lado. Otro dato que no se conoce demasiado, en el presupuesto quinquenal aproximadamente, se asigna como un millón 200 mil dólares al año para misiones oficiales, tratándose de un ministerio de relaciones exteriores. En lo que va del quinquenio nunca hemos ejecutado la totalidad de esa asignación.

Creo que en 2015 fueron 900 mil, el año siguiente 400 mil casi 500 mil, el año pasado menos aún. En lo que va del periodo hemos ejecutado menos de la mitad de lo que tenemos asignado. Y sin embargo, cumplimos las tareas. Eso algo está indicando. Ustedes saben que hubo un periodista estadounidense, Ambrose Bierce, que nació en la segunda mitad del siglo XIX. Tenía una pluma muy filosa y algunas veces solía decir que la diplomacia era el arte de mentir y pasarla bien en nombre de un país.

De ahí que usted haya dicho alguna vez que la Cancillería tiene mala prensa.

Claro. Y yo no estoy de acuerdo con esa afirmación de Bierce. Entiendo que puede haber habido situaciones pero no son la regla, son la excepción. Y la diplomacia no es eso. Y esta cancillería y lo dice alguien que no pertenece a esta casa aunque hace un buen tiempo que vive en ella, es un buen testimonio de eso, de que la política exterior de nuestro país es altamente profesional. En materia presupuestal están estos números, pero también concurrimos a la comisión de relaciones exteriores del Senado donde allí esta radicado un proyecto de nuevo estatuto del funcionario del servicio exterior.

Basta tener en cuenta que el estatuto por el que se rigen actualmente data de 1974 para darse cuenta que no solamente hay que actualizarlo sino democratizarlo. Es cierto que desde 1985 hasta ahora, se han hecho una serie de reformas parciales, emparchado, pero nunca se había hablado de hacer un nuevo proyecto como ahora. Eso se hizo durante buena parte del año pasado en la Cancillería en consulta con el gremio de funcionarios; se elevó luego al consejo de ministros y luego lo remitió al parlamento como proyecto de ley.

¿Podría describirlo en pocas palabras?

Creemos que una cosa es la política exterior y otra el servicio exterior. La política exterior es el conjunto de valores, principios, acciones que realiza el Estado para su inserción internacional y que naturalmente es definida por la dimensión política del estado, por el sistema político.

El servicio exterior es otra cosa, es el conjunto, es el equipo especializado, estable, profesional que ejecuta la política exterior. No hay política exterior sin servicio exterior, ahora un servicio exterior sin política exterior tampoco tiene sentido. Yo creo que el proyecto apunta a fortalecer aun más al servicio exterior en términos del sentido de carrera funcional, de estabilidad.

El servicio exterior no puede estar a la deriva de los avatares de los cambios de gobierno, tiene que tener una estabilidad que va más allá de eso y el estatuto propuesto apunta a fortalecer el servicio, de profesionalidad, de estabilidad, de carrera funcional, de derechos y deberes también. Todo eso está en el articulado, de forma actualizada, porque el mundo ha cambiado, la cancillería de hoy no es la de entonces y naturalmente las circunstancias en que fue aprobado el anterior estatuto ya no existen afortunadamente.

Siendo embajador en Cuba, hizo un paréntesis en 2014 para dedicarse a la campaña electoral. ¿Tiene pensado algo similar para esta próxima instancia?

No está en mis planes. Yo soy un caso un poco particular, no el único, pero si particular. Fui un embajador reincidente porque no es común que un mismo embajador cumpla esa función en dos periodos consecutivos. No es común pero sucede y en nuestro caso no soy el único. Tenemos el caso del embajador Gianelli que fue embajador en EEUU durante un periodo, luego estuvo aquí y ahora está desempeñándose en esa área. Es un caso raro pero también los casos raros suceden.

Plan Atlanta

Consultado sobre el Plan Atlanta, Ariel Bergamino respondió que si bien “estamos atentos”, el gobierno uruguayo “no analiza planes concretos y más que nada nos guiamos por lo que hacemos nosotros no por lo que hacen los demás”.

El escenario del siglo XXI: el Océano Índico

La cancillería está en un proceso de apertura de una embajada en Indonesia y de dos consulados generales en Estambul y Ereván. De la lectura de las actas de la Comisión, surge que el gobierno uruguayo tiene entre sus planes fortalecer su presencia en la zona del Océano Índico. ¿Por qué?

Hay un periodista y geopolítico estadounidense, Robert Kaplan, que tiene un libro muy interesante -Monzón: un viaje por el futuro del Océano Índico- Sostiene que así como en el siglo XX el escenario fue el Atlántico, Europa y América, el del siglo XXI es el Océano Índico, desde el Oriente africano y hasta Indonesia.

Ahí es donce se concentra mas de la mitad de la población del mundo y más de la mitad del comercio mundial. Ese es el escenario el siglo XXI, es un escenario lejano para nosotros pero parecería que ese es el escenario. Y bueno, estar en el mundo sin duda que tiene sus costos, ahora no estar tiene un costo mucho mayor.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino