6 de cada 10 jóvenes argentinos son pobres

6 de cada 10 jóvenes argentinos son pobres

Los datos del informe de la Universidad Cátolica Argentina recalcan que el 59% de los adolescentes argentinos no cubren sus necesidades básicas

La Universidad Católica Argentina (UCA) volvió a zarandear las conciencias aletargadas de la sociedad y la clase política. De acuerdo a un resumen de su último informe, casi seis de cada diez jóvenes de hasta 17 años son pobres. El dato significa que en torno al 59 por ciento de los chicos, de esa franja de edad, no cubre sus necesidades básicas. Entre otras penurias que padecen, carecen de alimentación adecuada, vivienda, educación y asistencia médica.

El Barómetro de la Deuda Social de la Infancia del 2016, estudio estadístico que realiza periódicamente la UCA, mantiene la línea del informe del pasado año pero se diferencia de uno similar del Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) que es algo más optimista. Para éste organismo el porcentaje de jóvenes que vive en estado calamitoso se redujo en el segundo semestre a un 45,8 por ciento.

En un caso o en otro, los datos resultan alarmantes y vienen a confirmar una pobreza estructural que se arrastra, como una maldición que persigue a Argentina, desde los años 80. Los sucesivos gobiernos de la democracia no lograron erradicarla. El legado de Cristina Fernández, en materia de pobreza es, con la corrupción lo peor de su doble gobierno (2007-2015). Pese a negarse a medirla oficialmente. para no «estigmatizar» a la gente, en palabras de su ex ministro de Economía, Axel Kicillof, las provincias, el Congreso y las diferentes consultores, coincidieron en que rozaba el 30 por ciento cuando dejó la Casa Rosada.

«La montaña rusa» de la pobreza en Argentina

Mauricio Macri, en este año y medio largo de Administración no ha logrado modificar sensiblemente el escenario de un país que tiene potencial para alimentar a 600 millones de personas. En el 2016 las cifras de la pobreza treparon, temporalmente, al 32 por ciento aunque posteriormente descendió al 29 por ciento.

La consultora Orlando J. Ferreres reconoce que en 1989 había un 8 por ciento de pobres que se transformó, cinco años más tarde, con el ex presidente Raúl Alfonsín, en 16 por ciento y al final de su mandato, en torno al 40 por ciento. Su sucesor, Carlos Menem, logró recortar esos índices hasta el 22 por ciento, durante su primer mandato. La tendencia no la pudo sostener en el segundo y le entregó el Gobierno a Fernando De La Rúa con más del 26 por ciento de pobres. La situación fue a peor y en el 2001, en vísperas de la mayor crisis de la historia de Argentina, más del 35 por ciento de la población vivía bajo la línea de la pobreza.

Con el país hecho trizas y tras la salida traumática de la Convertibilidad (equivalencia entre dólar y peso) la espiral de pobreza parecía no tener fin.Eduardo Duhalde le entregaría, en mayo del 2003, a Néstor Kirchner un país con, prácticamente, la mitad de la población viviendo bajo la línea de la pobreza.Con intermitencias, el marido de Cristina Fernández logró revertir la situación a menos del 27 por ciento mientras su mujer se despidió del poder con un 30 por ciento de pobres.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino